Arnoldo Cuellar

Sinhue: la renuncia a la responsabilidad

In Análisis Político, La Noticia al Punto, POPLab, sinembargo.mx on octubre 2, 2019 at 4:00 am

No puedo dejar de preguntarme en qué están pensando los genios de la mercadotecnia que cobran en la nómina del gobierno de Guanajuato, al ver cómo le han conseguido dos entrevistas a Diego Sinhue en menos de un mes con noticieros nacionales, Paola Rojas y Javier Alatorre, para hacerlo a hablar de todo, menos de la realidad que vive Guanajuato.

Foto: Twitter

Me parece que, a ningún estudiante del Tecnológico de Celaya, de la Universidad Politécnica de Guanajuato en Cortazar o a los habitantes de la atribulada ciudad cajetera, les va ni les viene la Feria de Hannover y la construcción de un utópico aeropuerto internacional en el triángulo del huachicol.

Me parece que ningún hotelero del corredor industrial va a echar las campanas a vuelo cuando escuche al gobernador decir que ya está repuntando el turismo, cuando sus hoteles se encuentran semivacíos pese a la ganga en las tarifas.

En los escenarios nacionales, ningún medio, salvo las cadenas que cobraron por esas entrevistas, se va a interesar en una bonanza que ya no existe más, segada por la inseguridad, el desplome económico mundial y la guerra comercial desatada por el inquilino de la Casa Blanca.

Probablemente, cuando soñaba con ocupar un día la gubernatura de Guanajuato, Sinhue se veía a sí mismo como el político triunfador que cortaba listones y cosechaba aplausos. Es decir, la parte bonita de la política, no la de la responsabilidad, la de las decisiones difíciles en las que hay que jugarse el cargo para responder a la alta encomienda recibida.

Quizás allí radique la explicación de porque este gobierno no cuaja: porque no se mete al agua, porque no se arrastra bajo la maquinaria para saber donde está el desperfecto.

Este mes, los “genios” de la mercadotecnia que cobran de nuestros impuestos, se enfrentaron alarmados al desplome en la popularidad del gobernador, en sus encuestas y en las ajenas. Quizá eso motivó la medida de pánico de mandar traer las producciones de dos noticieros nacionales, cuyos nada baratos costos de traslado más la tarifa publicitaria son cubiertos por los jugosos convenios que el estado mantiene con las cadenas televisoras.

Sin embargo, lejos de preparar un guion para entrarle al toro por los cuernos, para darle respuestas a sus ciudadanos y mandar mensajes al exterior haciendo sentir que Guanajuato se hará cargo de sus problemas y regresará por sus fueros, se opta por la cortina de humo, por el ocultamiento, el hablar de “cosas positivas”, el mandar los problemas debajo de la alfombra, como si eso fuera posible.

No se si a alguien convenzan esas apresuradas enumeraciones de logros o la foto del hospital general, que por cierto costó el doble de lo presupuestado, para hacerlo sentir que “Guanajuato va bien, que no para”, como dijo el complaciente entrevistador de Azteca.

A mi gusto y al de otros especialistas en imagen y mensaje político que he consultado, la estrategia sigue siendo contraproducente, pues coloca al gobernador en una posición de huida de los problemas, de evasión, que no le sienta nada bien a ningún detentador de responsabilidades públicas.

Sin embargo, la prensa de Guanajuato en su mayor parte, compra enteras esas visiones, aceitadas con los jugosos contratos publicitarios que se reparten ya como parte rutinaria de la tarea de “gobernar”. Lo único que ocurre es que esos medios de comunicación se desploman ante sus lectores al mismo tiempo que el peso muerto al que tratan de hacer flotar.

No veo que los sufridos irapuatenses o los masacrados celayenses, tengan una mejor perspectiva de su suerte después de leer las ocho columnas del periódico el Sol en su respectiva localidad.

Las llamadas de atención para despertar a la realidad vendrán de otra parte. Por ejemplo, de los estudiantes que hoy están llamando a una gran manifestación en Celaya para protestar por la inseguridad, sin partidos políticos ni organizaciones sociales de por medio, tan silenciadas por el miedo como el propio gobierno de Sinhue o el de Elvira Paniagua.

Si el gobierno quiere resignarse en su impotencia, allá ellos; pero empiezan a surgir otras voces que no creen que deban estar condenados a vivir existencias miserables de temor y encierro.

Por lo visto no hace falta desaparecer los poderes en Guanajuato, en muchos sentidos son ya inexistentes.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: