Arnoldo Cuellar

Sinhue, el iracundo

In Análisis Político, La Noticia al Punto, POPLab, sinembargo.mx on junio 20, 2019 at 4:00 am

El gobernador de Guanajuato no ha sostenido una sola reunión con las dirigencias de los tres principales partidos políticos de oposición. Si me apuran un poco, ni siquiera se le ha visto una comunicación fluida con sus aliados del PRD y de Movimiento Ciudadano que lo llevaron de candidato en la elección.

Sin embargo, bastó una rueda de prensa donde Alma Alcaraz de Morena, Celeste Gómez del PRI y Sergio Contreras del PVEM mostraron las cifras de la inseguridad de los primeros meses de su gobierno, en comparativa con los de sexenios anteriores, para sacar de sus casillas al treintañero mandatario.

La provocación. Foto: Twitter.

Al mismo tiempo que la triada opositora, que se autodenomino “bloque de la paz”, ofrecía su postura sobre el auge de la inseguridad y el disfraz mediático que ha tratado de vender Diego Sinhue para presumir el éxito de su “golpe de timón”, el fiscal Carlos Zamarripa salió a medios a presumir algunos logros procesales, pero sobre todo a demandar “unidad” de las fuerzas políticas y sociales del estado en torno a la lucha contra la delincuencia.

Hasta ahí todo parecía desenvolverse dentro de una dialéctica política casi normal, tal y como ha venido ocurriendo en los últimos meses, sobre todo a partir del ungimiento de Zamarripa como Fiscal General por los próximos 9 años, con los votos del PAN y sus partidos satélite.

La novedad vino al día siguiente, cuando el gobernador no se aguantó y en una reacción de botepronto se enganchó en la polémica con los opositores, pero lo hizo de la peor manera: insultando y descalificando.

De “sinvergüenzas” no bajó a los directivos de los tres partidos y en una salida de tono le adjudicó el mote de “pacto de la muerte”, al “bloque por la paz”.

En mi experiencia solo recuerdo una situación similar en el pasado relativamente reciente: cuando el secretario de gobierno de Juan Manuel Oliva, Gerardo Mosqueda, dedicó una diatriba plagada de calificativos al director del A. M., Enrique Gómez Orozco, y a quien esto escribe, a la sazón director de El Correo. El motivo eran las críticas al gobernador Juan Manuel Oliva en ambos diarios.

Lo menos que nos dijo fue “faunos rastreros”; lo más, “hebefrénicos”, que es el padecimiento de algún tipo de esquizofrenia. Mosqueda fue obligado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos a ofrecer una disculpa, la que hizo muy en su estilo: no disculpándose.

Sin embargo, con todo y lo grave de que un funcionario de estado decida lanzar ataques directos a particulares, en ese caso, la investidura del gobernador no fue utilizada, sino que se echó mano de un funcionario del gabinete, reservándose Oliva como una instancia para paliar el conflicto.

Esta vez, Diego Sinhue Rodríguez no se reserva y se lanza directo contra tres partidos políticos. Pero, además, lo hace sin haber tenido antes ningún tipo de interlocución con esas dirigencias. Es decir, el gobernador acaba de cancelar el diálogo al que estaba llamando el fiscal, justo antes de que iniciara.

En su entrenamiento de diputado y regidor, Diego seguramente estaba acostumbrado al debate y a los dimes y diretes, lo que no es lo mismo cuando se es gobernador y se debe convocar al intercambio y a encontrar los puntos de consenso. Sin embargo, eso difícilmente se puede hacer sin dialogar.

En las cámaras es distinto, pues las fuerzas políticas están ahí codo con codo a lo largo de las horas y los encuentros no son infrecuentes. Desde la gubernatura es otra la dinámica, pues hay necesidad de llamados, de convocatorias o de atender solicitudes.

Me dicen los dirigentes de los partidos aludidos que ninguno ha tenido la posibilidad de un encuentro cara a cara con el gobernador desde septiembre que tomó posesión. Uno de los tres directivos incluso precisa que ha solicitado la reunión repetidas veces y no ha recibido respuesta.

La contestación del gobernador parece una ligereza, más que un exceso, pero igual lesiona, igual descalifica. Denota además una ausencia grave: la del secretario de gobierno que parece más que nunca una pieza de ornato, una simple utilería pasada de moda. Como lo fue Antonio Salvador o como lo está siendo Olga Sánchez Cordero, Luis Ernesto Ayala parece estar cobrando su cheque sin desquitarlo.

Por lo pronto, el gobernador se evidencia como rudo y deja que Carlos Zamarripa sea el técnico, lo cual no abonará a lo que tanto preocupa a estrategas como Carlos Alcántara y a publicistas como Juan Aguilera: afianzar la imagen de Diego como un gobernador creíble, que si manda y que si gobierna.

Esta semana, en aras de esos objetivos, parece que resultó perdida.

Microescenarios

En los corrillos empresariales ya están plenamente identificados los dos hombres de negocios que quieren hacerse pasar por “los amigos del gobernador” y, desde luego, sacarle ventaja a esa posición.

Un empresario de bienes raíces y otro de medios de comunicación, presumen en cuanta mesa pueden su cercanía con Diego Sinhue y no esconden la ambición.

El chiste que empieza a circular es que por lo menos en un renglón el actual gobernador ya superó al anterior: Miguel tenía solo un compadre: Diego pronto tendrá un par.

Y ambos darán mucho de qué hablar.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: