Arnoldo Cuellar

Diego deslegitima a Zamarripa

In Análisis Político on octubre 18, 2018 at 10:07 pm

El horno no está para bollos. La situación de violencia histórica que vive Guanajuato requiere del más amplio consenso de las fuerzas políticas y sociales del estado. Sin embargo, se trata de un escenario que debe construirse y que no puede darse en automático.

Incluso Miguel Márquez, el exgobernador al que hoy critica… hasta Diego Sinhue Rodríguez, trabajó en la construcción de un respaldo político y social a la desafortunada iniciativa de comprometer al estado con un sistema tecnológico de vigilancia caro y malo. Esa vez también se escuchó el ya clásico “demos el beneficio de la duda”.

Hoy ni siquiera eso está ocurriendo. Rodríguez Vallejo, guiado por una pléyade de sedicentes asesores de comunicación y estrategia política, ha elegido el camino de la soberbia y de la unilateralidad para tratar de enfrentar el conflicto más urgente en el arranque de la administración: el recrudecimiento de la violencia criminal en la entidad.

Por ello caen en el vacío las propuestas que surgen desde las filas de un periodismo que va del oficialismo a la abierta cortesanía, para que todos se suban al carro de un dieguismo que en realidad quiere ir por su cuenta y que manda la señal de que no necesita a nadie.

Por lo pronto, se ha tomado, no sin vacilaciones, la decisión de eludir un debate en el Congreso, el cual sería no tanto sobre las formalidades de la ratificación como sobre su fondo. Con ello, con el temor a discutir lo que de verdad está ocurriendo en los sótanos de nuestra realidad, lo que en realidad muestra el nuevo gobierno es su rechazo a convertir el combate a la inseguridad en un proyecto de todos los guanajuatenses.

aaaseguridad

Con la ratificación casi clandestina de Carlos Zamarripa como procurador de justicia, es Diego Sinhue quien está covirtiendo en un activo tóxico al funcionario con el que piensa atacar el mas grave problema del inicio de su administración.

Como tantas otras acciones en este arranque del gobierno, la decisión y su procesamiento siguen revelando al nuevo titular del Ejecutivo como un político inseguro, justo lo que más debe temer una sociedad atrapada en conflictos de alguien que ha recibido el elevado mandato de conducirla desde las instituciones que gobiernan la convivencia.

Queda claro que Diego Sinhue Rodríguez no está priorizando la atención de fondo a los problemas, sino la forma de pagar el menor costo político y de imagen al no atenderlos.

Hablar del “golpe de timón” a estas alturas, aún tempranas, ya es un chiste. En realidad lo que tenemos es a un capitán encerrado en su camarote, rodeado de un caótico estado mayor, zarandeados por una tormenta a la que nadie atiende mientras la rueda del timón gira enloquecida.

Anuncios
  1. Miguel Márquez Márquez, su gestión y toda su familia pasan a la historia como lo más ladrones y corruptos, además de mentirosos, y Diego Sinhue pasará como el más tonto, temeroso, incapaz, idiota, y lo que parece soberbia, es el limite de la inseguridad en sí mismo, él se sabe incapaz y estupido, estoy seguro que desearía que su gestión ya acabara y recién comienza. Renuncia Diego Sinhue, es evidente que no puedes con el cargo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: