Arnoldo Cuellar

No me ayudes compadre

In Botepronto, Zona Franca on junio 18, 2012 at 4:29 am

Donde cunde el desconcierto entre el panismo es en Celaya. La candidatura de Ismael Pérez Ordaz nomás no prende y los cuadros duros de ese partido, que ya se preparan a abandonar el barco, parecen preocupados sólo por el botín que puedan rescatar.

Al grito de “sálvese quien pueda”, los tradicionales operadores del PAN, ligados todos ellos al liderazgo de José Rivera Carranza, han hecho lo de siempre: recaudar fondos entre los distintos grupos empresariales, particularmente los que tienen la desgracia de lidiar con contratos y licitaciones en el municipio y paramunicipales como Jumapa.

Sin embargo, más pronto que tarde salió a la luz que el dinero reunido nunca llegó a la campaña de Pérez Ordaz o lo hizo de manera muy menguada. El propio candidato se ha venido enterando, al acudir a solicitar el apoyo de sus amigos y colegas empresarios, que “ya le habían mandado algo”.

No se trata tanto de sabotaje, por lo menos no lo parece, sino que estos vividores de las pasadas glorias del PAN parecen más bien estar haciendo su guardadito, ante la inminente pérdida del poder.

Las cosas van tan mal que hasta el mismo Mauricio Usabiaga Díaz Barriga, el mayor impulsor de la candidatura de Pérez Ordaz desde el sector empresarial, ya parece haberle extendido la extremaunción política al declarar públicamente que Ismael la tiene difícil pues su candidatura por el PAN significa “defender lo indefendible”, en referencia al desprestigio acumulado de ese partido en Celaya.

Así, ni como.

 

A %d blogueros les gusta esto: