Arnoldo Cuellar

Gobernadores

In Análisis Político, POPLab on junio 15, 2020 at 4:00 am

Mientras Diego Sinhue Rodríguez leía el manifiesto “Acuerdo en defensa de la libertad”, signado por él y otros ocho mandatarios del partido Acción Nacional en la ciudad de Dolores Hidalgo, a 2 horas y media de ahí, en Uriangato, se desataron una serie de balaceras que todavía duraban la noche de este domingo, con un saldo de varias víctimas mortales y de personas heridas que tuvieron la mala suerte de estar en el lugar de los choques.

Foto: gobierno del estado

Dos días antes, situaciones similares se vivieron en el aledaño Moroleón: balaceras, vehículos en fuga disparando, ataques a viviendas, una mujer muerta y el incendio de un departamento.

En esos lugares, como en Irapuato, en Celaya señaladamente, además de muchas colonias de León, Silao y Guanajuato, nadie en su sano juicio aplaudirá la afirmación del manifiesto panista leído por un titubeante Sinhue que a la letra dice:

“Sabemos lo que hay que hacer para que su hogar sea próspero y su familia viva sana y sin miedo.”

El documento que resume dos días de charlas entre los nueve gobernadores tiene un innegable tufo de campaña política: “¡Sí hay de otra!”, afirma en una de sus frases que buscan el cielo de la mercadotecnia.

La consigna refleja un freudiano acto fallido: ¿por qué debe haber de otra?, ¿Qué en la democracia no hay siempre múltiples opciones? La frase y la postura toda del GOAN, deja ver la posición marginal en la que los dejó la contienda del 2018 y que todavía no logran remontar: AMLO de una parte, todos los demás de la otra.

Ello pese a que todos estos meses de gobierno federal, el presidente Andrés Manuel López Obrador no ha hecho sino abrir frentes, enzarzarse en disputas, olvidarse de los resultados y refugiarse en el discurso.

Pese al hecho de que AMLO sea el mejor opositor de su proyecto, enfrente, sus adversarios políticos siguen viéndose desamparados, auto compadecidos, apelando a una oposición que, igual que el gobierno morenista, se olvida de los resultados para refugiarse solo en los malos discursos.

Porqué ¿alguien en su sano juicio le creerá a Diego Sinhue, a Javier Corral, a Francisco Cabeza de Vaca o a Martín Orozco eso de que “saben lo que hay que hacer para vivir sin miedo”?

Los gobernadores del PAN, a diferencia de otros opositores al gobierno de la 4 T, tienen una ventaja: pueden pasar a los hechos, pueden hacer las cosas bien, pueden gobernar con eficacia, con honestidad, sin amiguismos, sin corrupción, con sensibilidad, respetando la crítica y escuchando a los ciudadanos.

Sin embargo, eso no ha pasado, por lo menos no en Guanajuato.

¿Alguien ha escuchado al gobernador Sinhue condolerse de los padecimientos de los ciudadanos de Celaya, enviar un mensaje a las familias de las víctimas, pronunciarse sobre los días y noches de zozobra que se han vivido en este fin de semana en Moroleón y Uriangato?

¿Alguien ha visto al gobernador Sinhue acudir a una rueda de prensa abierta para contestar preguntas y respuestas en relación con la pandemia de COVID-19, con su avance en León, con los contagios en oficinas de gobierno, con la preocupación por la reapertura?

Fuera de los fríos y artificiales videos de propaganda a los que lo suelen someter sus asesores, el gobernador no ha lanzando un solo mensaje de empatía hacia una población que vive tiempos difíciles. Ni siquiera fue capaz de contestar en sus redes sociales a una trabajadora del C 4 de León que fue su contemporánea en la Universidad y que le pedía ayuda para poderse realizar la prueba de COVID-19.

¿Alguien podrá creer que un gobernador así puede leer con mediana convicción un manifiesto que termina con una serie de consignas como estas: “propiciemos la unidad de todas y todos, llevemos la salud a cada uno de los hogares, recuperemos la tranquilidad en nuestras calles”?

Realmente se antoja difícil.

Es el peor de los tiempos: el gobierno desatina y la oposición juega a las conspiraciones en casonas señoriales que pueden estar plenas de historia pero que, hoy por hoy, están carentes de ideas.

Seguro hay de muchas otras, pero habrá que seguir buscando.

A %d blogueros les gusta esto: