Arnoldo Cuellar

Jorge Torres, ¿el Gallo Barba de López Santillana?

In Análisis Político, POPLab on febrero 25, 2020 at 6:00 am

Por lo menos en tres momentos decisivos se ha podido apreciar la debilidad que el alcalde de León tiene por el empresario radiofónico Jorge Torres Gómez, un emergente barón de los medios de comunicación que trata de llegar a las grandes ligas estatales a cómo de lugar y con muy pocos escrúpulos.

Padrinos poderosos. Foto: especial

El primer momento ocurre cuando Héctor López Santillana decide sabotear por completo el trabajo que venía realizando el comité ciudadano formado para impulsar la Marca Ciudad, una idea original del innovador empresario que fue Julio Ramírez Wiella, lamentablemente ya desaparecido.

A mediados de 2017, el alcalde permite e incluso alienta, de acuerdo a testigos del proceso, a Jorge Torres para que impulse por su cuenta un registro de marca ciudad con un diseño completamente diferente al que venía trabajando un consejo rector formado por ciudadanos, empresarios la mayoría pero también académicos.

La intromisión del radiodifusor echó abajo un proceso de años al que se le habían invertido por lo menos 8 millones de pesos de recursos públicos y para el que había sido contratado un consultor tapatío e incluso se había realizado un certamen público. Dos diseños anteriores que tuvieron un costo pagado por el municipio, fueron desechados.

No paró ahí todo. La marca impulsada por Torres estaba registrada a su nombre en el IMPI y fue hasta fines del 2019, luego de que se hiciera pública la situación en una investigación publicada en esta misma página, que finalmente accedió a firmar la cesión al consejo rector.

El segundo momento ocurre a principios del 2018, justo unas semanas antes de que el alcalde López Santillana pida licencia para ir en busca de su reelección. De forma apresurada, de acuerdo a los registros existentes, la dirección de movilidad acepta una “propuesta” de Torres Gómez para instalar un precario mobiliario en seis terminales y 143 paraderos del Sistema Integral de Transporte, como justificación del verdadero negocio: cientos de pantallas para comercializar mensajes ante la audiencia cautiva del sistema de movilidad.

Sin estudios de factibilidad previos, literalmente de un plumazo, el director de movilidad presenta el tema a la comisión del ayuntamiento presidida por Luis Ernesto Ayala y el tema pasa como cuchillo en mantequilla. Una semana después lo avala un ayuntamiento que estaba a punto de desmantelarse por las licencias de la temporada electoral, dedicándolo al caso menos de 4 minutos.

La autorización para explotar un espacio y un servicio público no es cualquier cosa: 15 años, 5 administraciones municipales futuras. Peor eso no es todo: a la irrisoria contraprestación de 30 mil pesos mensuales que paga el empresario por la renta del sistema de transporte casi al completo, rápidamente se le superponen contratos de publicidad del propio concesionario: 90 mil pesos a los pocos meses y un millón ochocientos mil pesos antes de cumplir el primer año: negocio redondo por cuenta de los contribuyentes.

No es todo. Hay un tercer momento, cuando el alcalde aprovecha los cambios en el consejo de la Feria de León, donde el gobernador impulsa a la presidencia del mismo al diputado federal en fuga Juan Carlos Muñoz, para colocar a Jorge Torres en la poderosa tesorería del evento anual, un espacio donde se cierran multimillonarios contratos de prestación de servicios.

Si aquí no se puede ver un abierto favoritismo y una notable inclinación del alcalde a favor de los intereses del empresario, poco se podrá ver. Queda claro que los espacios radiofónicos de noticias que Torres controla se han convertido en espléndidos escenarios para el lucimiento del alcalde y de todo su gabinete. En Línea Informativa es en los hechos el canal oficial del ayuntamiento de León.

Y aún hay más . Hace algunos meses la alcaldía de León encargó mediciones de opinión a diversas casas encuestadoras de la localidad sobre la imagen de la administración, pero también sobre la intención de voto de la muestra. El cuestionario incluyó una ponderación del conocimiento de nombre de varios perfiles: Juan Carlos Muñoz, Alejandra Gutiérrez, Libia García, Christian Cruz y, sorprendentemente, Jorge Torres Gómez.

Bueno, ni a Miguel Márquez pudo habérsele ocurrido. Rafael Barba Vargas fue el influyente recomendador de empresas y filtrador de contratistas, además de sugerir funcionarios del gabinete, pero nunca mostró devaneos con ambiciones políticas. No cabe duda que a López Santillana le gusta la innovación, ahora solo falta que le de resultados.

A %d blogueros les gusta esto: