Arnoldo Cuellar

Contra la inseguridad, publicidad triple A

In Análisis Político, POPLab, sinembargo.mx on febrero 14, 2020 at 4:00 am

De acuerdo al Observatorio Turístico de Guanajuato, el fenómeno de creciente inseguridad que vive la entidad, y que se refleja principalmente en una mayor cobertura de la prensa nacional a los eventos delictivos de alto impacto en la entidad, afectó al sector turismo con una caída del 11 por ciento durante 2019.

Atendiendo a los datos que publican medios nacionales, el descenso se refleja en una ocupación hotelera de 40 por ciento promedio; un descenso en la derrama económica del 13 por ciento; una baja en cuartos ocupados del 7 por ciento.

Los destinos más afectados son las ciudades del corredor industrial, de Celaya hasta Silao. Sin embargo, también San Miguel de Allende, la joya de la corona turística de la entidad, vio como bajaba su ocupación de 2018 a 2019 en un 3 por ciento.

Publicidad engañosa. Fuente: guanajuato.gob.mx

Ante esta situación, el gobierno del estado ha optado por incrementar la promoción de la entidad, sin reparar en costos.

A ello se debe, seguramente, la decisión de colocar por lo menos tres menciones promocionales en los momentos estelares del Super Bowl, uno de los eventos con mayor audiencia de la televisión; lo cual se repitió en la emisión de la entrega de los Oscares, el pasado domingo.

De acuerdo a portales especializados en análisis de publicidad y mercadotecnia, el costo de un anuncio de 20 segundos superaría los 600 mil pesos. En el caso del gobierno del estado de Guanajuato no fueron spots producidos, sino menciones realizadas por los conductores de la transmisión enfocados en promocionar destinos turísticos como León y san Miguel de Allende, con motivo del próximo rally corona México 2020, a celebrarse en el mes de marzo.

Sin embargo, unos días después de las onerosas menciones publicitarias en programas de alto impacto, las noticias en los medios regresaron al tema de la violencia, los homicidios y la guerra de cárteles en Guanajuato.

El actual gobierno, que ya empezó a lanzar mensajes en el sentido de que no habrá cambios en el área de seguridad, lo que no deja de ser un síntoma de problemas y de fragilidad institucional, insiste en no atacar el problema central, la enfermedad que corroe al estado, que es precisamente el descontrol de la violencia de los grupos del crimen organizado que campean en la entidad.

Por más que se insista en difundir lo que los comunicadores oficiales llaman “las buenas noticias”, lo cierto es que estas no pueden competir con la propaganda negativa que surge todos los días en espacios noticiosos en cadena nacional y en los principales diarios.

Toda proporción guardada es como si un paciente de una enfermedad catastrófica pretendiera paliar sus consecuencias realizándose una operación estética.

La falla es conceptual. El gobierno, que representa a una sociedad que lo ha elegido para conducirla, tiene la obligación de realizar diagnósticos a conciencia para orientar las políticas públicas, financiadas con el dinero de los contribuyentes, a atacar los principales rezagos, resolver los problemas más ingentes y potenciar lo que ha dado buenos resultados.

Ese equilibrio, sin embargo, no puede alterarse sin consecuencias. Elegir solamente uno de los aspectos de la tarea política, olvidando los restantes, tarde o temprano deriva en incremento de los problemas y eventuales crisis, como ya lo estamos viendo.

Querer atraer visitantes a Guanajuato hablando de las bondades turísticas de la entidad, sin advertir de los riesgos incluso podría caer en el rango de publicidad engañosa. Para regresar a los buenos tiempos de la bonanza turística recreativa y de negocios, hace falta reconstruir los cimientos de la paz y la tranquilidad.

Si el gobernador Diego Sinhue Rodríguez y su equipo no ven eso, entonces no están viendo nada.

A %d blogueros les gusta esto: