Arnoldo Cuellar

PAN: hegemonía amenazada

In Análisis Político, POPLab on diciembre 10, 2019 at 4:00 am

Lo que ha ocurrido los últimos días evidencia el fin de un ciclo.

El tradicional control ejercido en la principal institución educativa del estado se ha roto, como lo mostró el paro estudiantil de seis días,

 Por otra parte, el precandidato morenista a la gubernatura en 2024, Ricardo Sheffield, ha logrado armar una comida con más de mil 500 operadores en el principal bastión del PAN en Guanajuato, la ciudad de León.

Todo está concatenado y no por las razones que pudieran parecer obvias a los elementales panegiristas del establishment en los medios de comunicación convencionales.

El PAN parece haber agotado la venta de expectativas a una sociedad a la que ese mismo partido contribuyó a evolucionar, como le sucedió al PRI en su momento.

La autonomía concedida por un gobierno panista a la Universidad de Guanajuato, el de Carlos Medina Plascencia, hoy opera en su contra, pues ni siquiera el gobernador es capaz de cambiar a un rector que ha dejado de ser funcional, como Luis Felipe Guerrero Agripino.

La autonomía se ha convertido en una trampa, pues un rector que controla todos los instrumentos internos, pero que ha perdido la confianza del alumnado, se convierte en un tumor encapsulado: seguirá manejando el presupuesto y las decisiones, pero podría no contribuir a la pacificación de la insurgencia juvenil, cargando toda la responsabilidad en un gobierno estatal rebasado por la acumulación de presiones.

A ello se agrega el activismo de un factor opositor que de momento no ofrece flancos de ataque: Ricardo Sheffield, procurador del consumidor y ex candidato a la gubernatura en 2018, acaba de organizar una comida con mil 500 operadores electorales en la ciudad de León, donde presentó a varios potenciales precandidatos a la alcaldía de León, la joya de la corona, quienes mostraron entre sí un gran civilidad.

Quizá lo más relevante de la reunión fue la presencia de más de un millar de representantes de colonias, la mayor parte de ellos convocados por Raúl Márquez Albo, el diputado local que fue director de desarrollo social municipal en el gobierno del propio Sheffield.

Más allá de la presencia mediática de personajes como el presidente del Colegio de Abogados, Marcelino Trejo; el ex síndico ecologista, Eugenio Martínez o el ex presidente del Instituto de Transparencia, Mario Morales, lo relevante es la capacidad de vincular a operadores territoriales anónimos pero efectivos a un movimiento opositor en el bastión nacional del panismo.

Diego Sinhue Rodríguez y su círculo cero deben estar preocupados por los temas que se están acumulando, pues queda en evidencia la pobre operación de un cartucho quemado como lo es el presidente del PAN, Román Cifuentes, ausente en el tema de la Universidad de Guanajuato y la violencia contra los jóvenes y también omiso en la batalla por el control territorial de León.

La situación ha llegado a tal grado que ya hubo necesidad de que se pronunciara Juan Manuel Oliva, quizá el ex gobernador más desprestigiado de la era panista, para respaldar al tambaleante gobierno de Sinhue, lo cuál es tan oportuno como cuando se pronuncia Vicente Fox. Lo mejor sería decirles no me ayudes compadre.

Con la batalla por la opinión pública perdida. Con derrotas en la operación territorial y con una complicada agenda de reclamos sociales por cumplir, el gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, enfrenta un año prácticamente perdido, a poco de empezar la batalla preelectoral en Guanajuato.

Que un personaje como Juan Manuel Oliva deba salir a la defensa del gobierno de Sinhue, que sigue fiel a Márquez, habla de la preocupación del PAN duro por lo que puede ocurrir en Guanajuato.

La explosión universitaria, en Guanajuato y en Celaya, junto con el hartazgo provocado por al ineficiente atención a la inseguridad, agravada por las medidas recaudatorias del gobierno de Sinhue, y el activismo de la oposición morenista, prefiguran un panorama cataclísmico para el partido hegemónico en Guanajuato.

Ya veremos el desenlace de este drama.

  1. Pues es la realidad ya estamos cansados , inseguros , hartos , el pan ya no debe estar en el poder un cambio es sano , hoy es una realidad que este partido llegó a su fin.
    Soy ciudadano he sido ultrajado y robado por el cartel de zamarripa y sus sicarios los policías ministeriales , este año ha sido de pesadilla para mi familia , y como nosotros hay muchos más.
    Y deben estar preocupados en el PAN por qué va a ocurrir un cambio , eso es seguro.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: