Arnoldo Cuellar

Hannover Messe: las dos velocidades de Guanajuato

In Análisis Político, POPLab on octubre 7, 2019 at 4:00 am

Esta semana el gobernador Diego Sinhue Rodríguez tampoco hablará de inseguridad, o lo hará de manera tangencial.

Lo hace poco, pero está vez tiene pretexto: el miércoles arranca el mega evento de promoción industrial al que mucho se le ha apostado para relanzar la política de atracción de inversiones: la edición mexicana y latinoamericana de la Hannover Messe, una de las ferias industriales más grandes e innovadoras del planeta.

Foto: https://www.visit-hannover.com

Sin embargo, en la cabeza de muchos de los potenciales asistentes al evento, locales y foráneos, estará la preocupación por la quiebra de la paz y la seguridad en amplias regiones del estado, incluyendo las ciudades que albergan a los principales parques industriales en la región centro del país.

Ojo, no estoy diciendo que el gobernador debería dedicar su tiempo completo a atender el problema de la inseguridad en el estado, aunque no sería mala idea que se esforzará más en impulsar una estrategia transversal al respecto que involucre a todo su equipo y extremar su diplomacia con el gobierno federal y las entidades vecinas para atacar de forma conjunto ese conflicto.

El gobernador de Guanajuato debe estar en todas las pistas posibles que reditúen dividendos al crecimiento, peor también a la paz y la tranquilidad del estado, condiciones indispensables estas para lo primero.

Qué bueno que Guanajuato sea sede de un evento de talla internacional que mucho puede aportar a los emprendedores locales y recolocar a Guanajuato como punta de lanza del crecimiento económico regional y un baluarte en el ámbito nacional.

Sin embargo, para que esa proyección funciones hace falta lo otro: disminuir de forma sensible la amenaza que representa la actuación impune del crimen organizado y el común, ambos fuera de control en Celaya, Salamanca, Irapuato, Silao y hasta León, municipios todos que conforman el cinturón del emplazamiento industrial de manufacturas que transformó a la entidad.

Por ello, porque sin seguridad no hay inversiones ni retención de capitales, extraña que desde el gobierno de Sinhue se haya decidido que el problema de la violencia y la ruptura del estado de derecho solo es policial y solo le toca a Carlos Zamarripa y a Alvar Cabeza de Vaca, mientras el resto del gabinete hace mutis y pone de pretexto el fracaso de esos dos funcionarios para explicar sus propias frustraciones.

La Feria de Hannover con sus miles de metros cuadrados de maquinaria y oficinas de promoción y ventas no puede ser un clúster cerrado, limitado a los muros del Poliforum y amnésico con respecto a esas amplias zonas de Guanajuato donde las industrias deben asentarse, hacer circular sus insumos, sus trabajadores y sus productos terminados.

La franquicia de esta feria alemana, marcada por el sello de la innovación tecnológica y con un gran énfasis en la robótica, puede ser un éxito de asistencia, de operaciones comerciales y de lucimiento gubernamental, pero logrará muy poco si se desarrolla como una cortina de humo que quiera ocultar la otra atroz realidad en la que se debe realizar la concreción de cualquier idea o proyecto que de ella emerja.

Las cosas en su justa dimensión: el gobierno y la sociedad deben seguir funcionando en todos sus ámbitos, que es justamente lo que pelean los ciudadanos de a pie cuando reclaman la recuperación de la paz. Pero lo que tendrá sentido es que se quiera usar cualquier logro para querer aparentar que no pasa nada.

Esa forma de evadir el problema de la violencia por parte de los exgobernadores Juan Manuel Oliva y Miguel Márquez es lo que tiene a Sinhue Rodríguez sumido en la actual circunstancia. Repetir lo que no funcionó, incluyendo a los responsables de la política de seguridad, solo producirá los mismos resultados.

La innovación y el pensamiento disruptivo no solo se limitan a las líneas de producción industrial, también deberían aplicar en la ingeniería social. Y esa es la tarea de los políticos que quieran hacerse dignos de ese nombre.

A %d blogueros les gusta esto: