Arnoldo Cuellar

Márquez: control total, ¿corrupción total?

In Botepronto, Zona Franca on abril 6, 2018 at 4:09 am

La carretera más cara del mundo, a un costo de 6 millones de dólares por kilómetro de construcción, otorgada en concesión opaca a 6 meses de que acabe el gobierno solo genera una percepción para explicarla: corrupción, el mayor lastre de la política a la mexicana de todos los partidos.

Desde el Poder Legislativo de Guanajuato vino una validación para la atrabiliaria decisión de Miguel Márquez de endosar al contribuyente de Guanajuato una deuda inexplicada de dos mil millones de pesos y quizá mucho más, a pagar en los próximos 30 años.

Nos referimos al libramiento carretero de Silao, los 18 kilómetros más caros del mundo, cotizados no como si se tratara de una carretera, sino de un ramal del nuevo canal de Panamá. La vía fue tasada por su realizador y beneficiario, el Grupo México de Germán Larrea, al estratosférico precio de seis millones de dólares por kilómetro de construcción, que es lo que resulta de dividir 2 mil millones de pesos por 18 kilómetros.

Bastó una leve tarjeta informativa remitida por el Secretario de Obra Pública, Arturo Durán Miranda, a la diputada Libia Denisse García Muñoz Ledo, quien había osado anunciar que pediría explicaciones sobre la concesión, para que la legisladora que busca la reelección, por cierto, depusiera sus inquietudes y se declarara satisfecha del procedimiento al haber encontrado que estaba perfectamente “apegado a la ley”.

La rapidez en el cambio de actitud fue tal que solo puede explicarse por una llamada de atención de otro nivel. Libia Denisse peleó arduamente su derecho a la reelección ante el bloqueo de que era objeto por estar identificada con la precandidatura de Fernando Torres Graciano. Finalmente fue admitida como parte de las negociaciones entre el senador panista y el precandidato designado, Diego Rodríguez Vallejo.

La vulnerable posición de cualquier militante panista con aspiraciones políticas ha logrado que se cancele en este partido cualquier atisbo de vida democrática y de libertad de expresión. Es, como dice el académico y militante panista Carlos Arce, la mejor expresión de una monarquía y no de una democracia.

Por eso Márquez pudo hacer lo que hizo, incluso sabedor de que tiene una oposición de papel en el Congreso, que además se encuentra distraída por el inicio de las campañas políticas.

La legalidad formal con la que se asignó la concesión no  consigue hacer desaparecer dos dudas mayores sobre el proyecto que tienen que ver con la opacidad y con la pertinencia financiera: la decisión de no llamar a un procedimiento abierto que otorgara transparencia al trámite y permitiera seleccionar la opción más conveniente para los usuarios de la vía; y el costo del proyecto, del cual sería necesario mostrar los análisis en los que estuvo basado.

Hay que recordar, tan solo, como se ha llenado la boca el secretario de finanzas Juan Ignacio Martín Solís, para presumir las subastas inversas mediante las cuales ha licitado los últimos créditos contraídos por el gobierno. ¿Por qué en este caso no se aprovecharon las bondades de la sana competencia?

Solo una voluntad puede unir los criterios de tantas áreas del gobierno y agilizar sus trámites en Finanzas, Obra Pública, Contraloría y Secretaría de Gobierno; solo una voluntad puede silenciar a los diputados y aprovechar su ascendiente sobre el PAN y, adicionalmente, obligar a un tibio deslinde al candidato a gobernador de ese partido.

Y esa es la voluntad de Miguel Márquez, probablemente el único a quien debió convencer el jerarca de Grupo México. ¿Qué obtuvo Márquez a cambio de endosarnos a los guanajuatenses la que quizá sea la carretera más cara del mundo por kilómetro construido?

Esa es, precisamente, la pregunta del fin de sexenio. Y yo, por lo pronto, encuentro una hipótesis explicativa en la posibilidad de la corrupción, el gran pendiente de este país y el mayor motivo de descrédito de su clase política, sin excepciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: