Arnoldo Cuellar

#Sucesión18: Oliva le planta cara a Márquez

In Botepronto, Sin categoría, Zona Franca on septiembre 9, 2016 at 12:10 am

Márquez busca prolongar la calma previa a la sucesión estatal, pero bajo cuerda alienta a sus delfines y golpea a sus adversarios; a esa táctica ya respondió quien fuera el mayor promotor del actual mandatario.

A Miguel Márquez le han gustado siempre los discursos con doble fondo. Parece un estilo alteño que comparten políticos de esa región más allá de sus adscripciones partidistas. Hay quienes piensan que es una actitud ladina, quizá simplemente sea idiosincrasia.

Por eso no extraña su manejo del discurso en torno a la sucesión en la gubernatura hacia el 2018.

Este lunes, Márquez reunió en Silao a los integrantes de la clase política panista en la entidad: alcaldes, diputados locales y federales y regidores allí donde son oposición. El pretexto fue el de formular líneas de discurso unificadas para los informes de gobierno, evitando la dispersión de los mensajes y los posicionamientos.

Sin embargo, tras la exposición sobre el tema, realizada por su vocero Enrique Avilés, quien con ello se estrenó en lides partidistas, Márquez no resistió la tentación de abordar el tema del proceso mediante el cual se elegirá el candidato del PAN a la gubernatura.

El mandatario abrió su corazón para decirles a los panistas que las contiendas enconadas debilitan y exponen al partido. Recordó como, tras su triunfo de 2012, ni José Ángel Córdova ni Ricardo Torres Origel acudieron a levantarle la mano como triunfador en la interna.

Márquez usó el argumento para pedirle a los panistas que no adelanten tiempos y, sobre todo, que no usen los informes de gobierno para mostrar respaldos o mandar mensajes abiertos o velados a favor de un candidato.

Hasta ahí todo bien. Sin embargo, todo indica que el gobernador no empieza por poner el ejemplo. Apenas hace algunos días sostuvo una charla con su antecesor y el mayor promotor de su candidatura en su momento, Juan Manuel Oliva, para pedirle que cambiara sus simpatías en la contienda.

La respuesta ofrecida por Oliva a Márquez debió ser parecida a las declaraciones que vertió ante los medios de comunicación esta semana, cuando acudió al festejo de los 10 años del Fórum Cultural de León, al defender la trayectoria partidista y el peso de Fernando Torres Graciano como activo del PAN, sumándose a otros destapes que han tensado al PAN.

Quizá Oliva esté recordando que cuando él impulsó a Miguel Márquez con todo el peso de su gobierno, no tuvo necesidad de vetar a los contrincantes, ni tampoco de buscar mecanismos de designación diferentes al tradicional de la elección por parte de la militancia.

Por ello, seguramente no le parece que Márquez, además de impulsar a dos precandidatos como Diego Rodríguez y Éctor Ramírez, también trate de frenar a Torres Graciano y, adicionalmente, de pugnar por el cambio de método de elección.

El doble manejo de Márquez, que por una parte está activo en el apoyo a sus delfines, al mismo tiempo que busca minar a su viejo camarada de armas; pero por otra trata de convencer a los panistas de no moverse ni comprometer apoyos, parece haber motivado la reaparición de Oliva.

Los mensajes están enviados y las espadas cruzadas. El discurso pacificador no servirá de mucho y la insistencia del gobernador de que sus adversarios depongan su activismo solo parece mostrar una debilidad.

En los Altos de Jalisco también deben conocer aquella sentencia vernácula de que “a puñaladas iguales, llorar es cobardía”.

A %d blogueros les gusta esto: