Arnoldo Cuellar

Valores en todas partes, menos en el gobierno

In Botepronto, Zona Franca on junio 1, 2016 at 3:41 am

La mejor manera de promover valores es con el ejemplo, algo que no parece ocurrir en el gobierno estatal, cuando se opta por relevar a cuadros académicos por desempleados panistas o recomendados.

Preocupado por la crisis que se vive en la entidad, donde aumenta la inseguridad y se ve notablemente afectado el tejido social, el gobernador Miguel Márquez Márquez insiste de diversas maneras en la necesidad de una reafirmación de los valores.

Sin embargo, el gobierno no parece cooperar con el proyecto, sobre todo no con el ejemplo.

Así, desde las oficinas del propio mandatario, se ha operado una estrategia para saturar los cargos más importantes de la red de universidades y tecnológicos superiores de la entidad con militantes panistas y con otros compromisos.

Para ello, se han desplazado a profesionistas calificados que son los responsables, en buena medida, de la consolidación de uno de los sistemas educativos más competitivos del país y corresponsables del éxito de la política de atracción de inversiones a la entidad.

La pregunta es ¿está Miguel Márquez aplicando los valores que quiere difundir entre la población guanajuatense al operar este proyecto de sustitución de recursos humanos calificados por cuadros partidistas?

Si los profesionistas que venían ocupando las direcciones de los tecnológicos de Salvatierra, Purísima o Abasolo, ya habían cumplido sus ciclos ¿no hubiera sido lo decente y lo correcto relevarlos con otros de igual o mayor capacidad?

Si hasta para las plazas de menor cuantía del servicio civil de carrera se realizan concursos de oposición, ¿no sería altamente deseable que lo mismo ocurriera en los puestos que requieren niveles de excelencia académica?

¿Ocupar a exalcaldes panistas o a candidatos derrotados en cargos que, por su perfil, están destinados a académicos con experiencia y con posgrados, puede considerarse una acción respetuosa, honesta y responsable, como proclaman las campañas de valores del DIF estatal?

Es entendible que un político con ambiciones de poder trate de utilizar todo el aparato público para fortalecer sus proyectos personales y los del partido que representa, pero entonces lo que ya no cuaja es que se pretenda compaginar esa conducta típica de los gobernantes mexicanos, con una campaña de educación social y de promoción de valores.

En todo caso, la mejor manera que tiene un gobernante de predicar cambios de conducta es con el ejemplo.

En el caso específico del ITES de Purísima del Rincón, ha quedado claro que se operó un relevo bajo instrucciones precisas del gobernador del estado al Secretario de Educación, quien pasó a convertirse en el ejecutor de una vendetta derivada de una protesta laboral, como lo expone una grabación que se ha publicado en Zona Franca.

La remoción abrió la puerta para contratar a una funcionaria desligada del ambiente de la educación pública, pero que resultó esposa de un analista político, socio de una universidad privada y promotor de encuestas de valoración del gobierno y de prospectiva electoral.

Parece que no se trata solo de gobernar con valores, sino también de realizar cooptaciones en la opinión pública. ¿De eso se tratará la famosa benedicencia?

Mal empiezan los intentos de reforma social cuando no parecen partir de convicciones, sino de simples conveniencias.

A %d blogueros les gusta esto: