Arnoldo Cuellar

Estampas de políticos sin bozal

In Botepronto, sinembargo.mx, Zona Franca on febrero 19, 2015 at 3:15 am

Por sus declaraciones los conoceréis: ni izquierda ni derecha, ni buenos ni malos; solo políticos, a cual más deleznables.

Los tiempos están cambiando, sin duda alguna. En la arena política, la ausencia de diferencias entre malos y buenos o entre malos y peores, donde todos parecen afectados de los mismos defectos, origina curiosas confusiones, Hoy, más que nunca, un funcionario, un político, un aspirante a un cargo debe cuidar lo que dice.

Cuando eso no pasa, ocurren cosas como estas.

1.- El caso Medina: la vanidad ciega

En su campaña de aclaraciones sobre su involucramiento con empresas que venden servicios a gobiernos, el exgobernador Carlos Medina Plascencia dijo lo siguiente en la reunión con panistas en el comité municipal el pasado lunes, de acuerdo a una cita del columnista Miguel Zacarías en el periódico Correo:

Expuso que por “cuidar al partido” no habló públicamente de “la forma en que se adquirieron terrenos”, “la forma en que se otorgaron licencias de funcionamiento” o de temas como “el ISSEG o las medicinas” sino que entregó la información de la que disponía a quien tenía que hacerlo. No dijo nombres y volvió a pedir que si alguien quería acusarlo de algún ilícito tenía que mostrar pruebas.

En esa misma reunión, en el presidium, se encontraba Héctor López Santillana, candidato a la presidencia municipal de León y, en estos momentos, jefe político del candidato a síndico.

Pues bien, la referencia a “la forma en que se adquirieron terrenos” de parte de Medina aludió, directamente, al principal ataque que se le hace a López Santillana desde la oposición: su participación en la adquisición de los terrenos de Salamanca para una abortada refinería y la conclusión de la liberación de derechos de vía para un tren por el centro de Guanajuato.

Alguien podría decir: así es Medina, tan cariñoso que no le importa afectar a quien sea, incluso al abanderado de su actual proyecto político. Sin embargo el tema dista mucho de eso y más bien habla de una gran inconsciencia del exgobernador, en cuyo mandato, precisamente, comenzó la compra de terrenos para el tren ligero, entonces a cargo de una empresa privada encabezada por Carlos Abugaber, amigo cercano de Medina y contratado por su administración en la primera y cuestionada intentona de vincular amistad, decisiones de política pública y negocios, en la historia de Carlos Medina.

El que tenga memoria, que recuerde.

2.- El caso Ricardo Villarreal: de que el can es bravo

El candidato panista a la alcaldía de San Miguel Allende, el inefable Ricardo Villarreal García, hermano de yasabenquien, arrancó sus presencias abiertas en búsqueda de respaldos para su proyecto con una desmesurada crítica al proyecto emblema de Miguel Márquez y de su secretario de Turismo, Fernando Olivera, para construir una Ruta del Vino en la entidad.

El mismo día que Olivera anunciaba la intención de convertir a los municipios de San Miguel de Allende, Dolores Hidalgo, Comonfort y San Luis de la Paz en una región enoturística, durante la rueda de prensa para informar sobre su participación en la Feria Internacional de Turismo, Villarreal fue a la radiodifusora local de San Miguel de Allende a quejarse de esos “proyectos ajenos” a San Miguel de Allende, planteando en cambio que había que apoyar a los danzantes y concheros de la ciudad, esos sí parte viva de la tradición.

Y aunque la enología le parezca una ciencia exótica a Villarreal, por cierto muy cerca de la tierra que vio crecer las vides sembradas por Miguel Hidalgo, no se observa como una cosa se riñe con la otra.

Por si algo faltara, Ricardo le dio de paso una desconocida a Juan José Álvarez Brunel, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial de San Miguel de Allende y candidato a diputado local por su partido, quien ha sido uno de los más entusiastas apoyadores del proyecto vitivinícola de la región.

A ese paso, no es remoto que pronto veamos a Fernando Olivera y quizá hasta a el propio Miguel Márquez, haciendo campaña por el PRI en San Miguel de Allende.

Parece que ganas no les faltan.

3.- El caso Eusebio Vega: ¿cuáles tabletas electorales?

Arrinconado por las críticas de partidos de oposición por el cambio en el programa de utensilios tecnológicos, que pasó de llamarse Sinergia y beneficiar a alumnos de educación básica, a convertirse en Inclusión Digital para la Educación y ser destinado a estudiantes de prepa y universidad, el Secretario de Educación de Guanajuato, Eusebio Vega, salió a dar explicaciones.

El funcionario marquista dijo que los estudiantes del segundo año del bachillerato, de 17 años, aún no tienen credencial de elector, pues no están en edad. Luego dio a entender que los del primer año de profesional, de 19 años, tampoco votan, pues muchos ni siquiera han acudido a tramitar su credencial de elector.

La afirmación parece arriesgada y no se inscribe en la política de promover la participación de los jóvenes en la vida cívica, algo que debería ser consustancial a cualquier programa de formación integral de profesionistas.

Si el Secretario de Educación del Estado afirma que los jóvenes de 19 años no tienen credencial de elector algo sabrá. Y si en lugar de que ese tema le preocupe solo le sirve de coartada para justificar un cambio que no ha quedado suficientemente explicado ante la opinión pública, tanto como el hecho de entregar las tabletas en plena temporada electoral, pues estamos ante un panorama inquietante.

Solo falta saber si el responsable de la educación básica, media superior y superior del gobierno del PAN en Guanajuato está resignado a que los jóvenes no voten o si es lo que desea con el alma, vista la insurgencia juvenil que se vive en el país y donde Guanajuato no es la excepción.

4.- El caso Fernando Bribiesca: mamitis aguda

Después de una intensa batalla para hacerse con una candidatura, del partido que fuera, para contender por la alcaldía de su natal Celaya, Fernando Bribiesca Sahagún, el hijo de la señora Martha, irrumpió con sus primeras declaraciones públicas que fueron… para defender su mamá y sus hermanos.

Sin importarle que quienes lo postulan, los priistas junto con ecologistas y aliancistas, están comulgando con una auténtica rueda de molino, sobre todo los primeros, Bribiesca no tuvo una palabra para agradecer la cesión de la candidatura a los jerarcas nacionales de los partidos; tampoco para congraciarse con unos militantes que lo sienten ajen.

Nada de eso, su primer asunto en la agenda fue la de anunciar que no va a permitir que nadie hable mal de su madre (“¡por Dios!”, enfatizó) ni de su familia. Además dijo que ya no va a contestar preguntas sobre eso y es la primera y última vez que toca el tema.

Es decir, poco le faltó para decirle a sus patrocinadores en los tres partidos que les está haciendo el favor de contender, para que no empiecen con sus cosas. Por cierto, no tuvo la misma deferencia para otra mujer, la que lo hizo diputado a pedido de mami, la maestra Elba Esther Gordillo, hoy cada en desgracia y con quien, seguramente, Fer Bribiesca no quiere que nadie lo mezcle.

En estos días el municipio de Celaya que quiere gobernar el joven Bribiesca, pasa por una aguda crisis de inseguridad pública. El fin de semana la ejecución de un hombre tuvo como saldo colateral la muerte de un menor de edad que iba pasando y una mujer embarazada herida. Este miércoles, dos escuela públicas debieron impartir sus clases en la calle, por el robo de tinacos y tuberías de los edificios, lo que provocó inundaciones en las aulas.

De eso no habló el candidato de la alianza, quizá porque todavía no lo ponen en el script sus asesores o lo sugiere la señora Martha.

 

Como se ve, no son días afortunados para los discursos de nuestros prohombres públicos. Y aun así, creen que iremos en tropel a la urnas. Será mejor que esperen cómodamente sentados.

A %d blogueros les gusta esto: