Arnoldo Cuellar

PAN: ¿ el mejor o el menos peor?

In Botepronto, Zona Franca on agosto 28, 2014 at 3:35 am

Dicen que, en general, lo mejor es enemigo de lo bueno. Algo así parece estarle pasando al Partido Acción Nacional en Guanajuato en la coyuntura de designar a los candidatos a alcaldes de las principales ciudades del estado.

En la utópica búsqueda de “el mejor candidato” para ofrecer al electorado, quizás originada en el trauma de la derrota en León en 2012, la dirigencia que encabeza Gerardo Trujillo, respaldada por el gobernador Miguel Márquez, está intentando la aplicación de un método con pretensiones de una objetividad que en política nunca ha dejado de ser una entelequia.

Ya hemos comentado que una consultora profesional, que ha venido aesorando al gobierno estatal desde mediados del año pasado en temas de relaciones públicas e imagen, pasó a convertirse en la ejecutora de un plan de selección de aspirantes en por lo menos 1o municipios del estado, los principales entre ellos.

¿Funcionará? ¿Habrá qué otorgar el beneficio de la duda? Revisemos lo ocurrido hasta ahora.

Quizá el caso con mayores elementos para el análisis es el de León, donde se tiene plena certeza de la participación de cinco aspirantes, cuatro de ellos militantes del PAN con antecedentes importantes y un quinto de carácter externo.

Por lo pronto y a ojo de buen cubero, el arranque del método Zimat de eleción de alcaldes ya generó una eclosión de publicidad no regulada e informal de parte de tres de los aspirantes.

¿Es bueno? probablemente no para el PAN, que ni siquiera gana en imagen pues esta no aparece en las campañas por razones evidentes; no para el espíritu de la reforma electoral tan peleada por el dirigente panista Gustavo Madero, por el uso de recursos no regulados en estas pre-precampañas.

Esta conducta ya originó la renuncia de un aspirante a participar en el proceso: Humberto Andrade Quezada, quien eligió mantener su inconformidad en el ámbito de la discreción, pero que no por ello deja de ser una llamada de atención.

En términos políticos, parece innecesariamente riesgoso para el gobernador Miguel Márquez que en una lista de cinco aspirantes a la candiatura a alcalde de la mayor ciudad del estado, ahora en manos del PRI, aparezcan tres integrantes de un grupo pólítico contrario al suyo: Mayra Enríquez, Ricardo Sheffield y Juan Carlos Muñoz; por solo dos identificados con el mandatario: Diego Sinhue Rodríguez y Éctor Jaime Ramírez Barba.

La reaparición de Sheffield es todo un tema en sí mismo, pues el exalcalde goza de un amplio repudio en el panismo identificado con Miguel Salim, que no es poco, por las amplias evidencias existentes de sus pactos bajo cuerda con Bárbara Botello durante la campaña electoral en la que esta resultó ganadora.

Además, Salim después realizó sus propios acuerdos con la priista, a través de los regidores, eso ayudó a que tuviera información de primera mano sobre la relación Sheffield-Botello.

Pero además, el mecanismo de medición en base a encuestas, aptitudes de gobierno y manejo de medios, coloca a Sheffield en un escenario ideal para salir bien calificado, por el conocimiento de nombre que debe conservar entre el electorado; la reciente experiencia de gobernar que debe tenerlo aún bien entrenado y su indiscutible buen manejo mediático.

¿Qué va a hacer Miguel Márquez si el ganador del concurso”bailando por una candidatura” es Ricardo Sheffield?

La búsqueda del mejor hombre, con la lámpara de Diógenes encomendada a la consultora Martha Mejía, se antoja verdaderametne complicada si se parte de la base de que la materia prima que se está empleando parece muy defectuosa.

Para empezar ¿son esos cinco los mejores porspectos del PAN en León? ¿Lo son los anotados en Irapuato, en Salamanca y en Celaya? ¿Se puede sacar al mejor de entre los no mejores? ¿Se podrá siquiera elegir al menos peor?

Las respuestas vendrán pronto. Sentémonos a esperar, igual que lo está haciendo la otrora briosa y combativa militancia panista de Guanajuato hoy declinante de sus derechos partidistas ante un método con intenciones de cientificidad que no será otra cosa que la forma actualizada de darles gato por liebre.

 

A %d blogueros les gusta esto: