Arnoldo Cuellar

Seguridad, pero también política

In Botepronto, Zona Franca on enero 12, 2013 at 8:18 am

Un nuevo conflicto se avizora en el vasto tema de la actuación gubernamental para ofrecer a los ciudadanos más seguridad: la pugna entre los niveles de gobierno municipal y estatal por los resultados de los exámenes de control de confianza a mandos y elementos policiacos.

Ya se vive en extenso una polémica por la decisión del gobierno estatal para contratar un ambicioso programa de tecnificación a un costo multimillonario, sin someterse a los mínimos controles para verificar la racionalidad y la pertinencia de esa erogación

Ahora los alcaldes empiezan a mostrar su inconformidad por la consistente reprobación de policías y jefes en los exámenes de control de confianza que realiza el estado, a través de un centro dependiente del secretario de gobierno Antonio Salvador García López.

En ambos casos, la instrumentación de soluciones para la depuración y la mejora de los mecanismos de seguridad es lo que se encuentra creando los problemas.

Es decir, ni siquiera estamos discutiendo la labor sustantiva, sino los prolegómenos para contar con un mejor escenario en materia de tranquilidad para las familias.

El problema es que nadie cede y se está transvasando la discusión de los aspectos méramente técnicos a los espacios políticos.

Aquí es donde se encuentra el punto central de la cuestión: la política.

Si el gobernador Miguel Márquez y los alcaldes de los diversos municipios, como cabezas políticas de sus demarcaciones, no logran un diálogo fluido y productivo sobre este aspecto vital de la nueva circunstancia estatal, ni las inversiones multimillonarias ni las reuniones masivas del Ejecutivo con los ediles, traerán buenos resultados.

Sería un terrible desperdicio.

A %d blogueros les gusta esto: