Arnoldo Cuellar

Diosdado cree que hizo una travesura

In Botepronto, Zona Franca on junio 23, 2012 at 4:56 am

La soberbia del Yunque está dando lugar al descuido. Sabedor de que cuenta con la protección del aún influyente Juan Manuel Oliva, el secretario de Educación Alberto Diosdado ni suda ni se acongoja por haber sido atrapado en la desvergonzada maniobra de apoyar candidatos del PAN usando la infraestructura educativa a su cargo.

Su respuesta ante la exhibición de una cadena de correos donde se organiza una serie de foros educativos, se recaudan fondos y se construye una infraestructura de representantes de casilla para las diversas campañas panistas de la entidad, fue el mutismo y las justificaciones.

A través de su encargada de comunicación social, el funcionario estatal externó que no tenía conocimiento de las actividades de sus subordinados; que una cuenta en la que le turnan copia de un mail, no es la suya; que las actividades se realizan en horarios fuera de servicio, aunque uno de los correos es del jueves 17 de mayo a la una cuarenta de la tarde; que sus subordinados son libres de organizarse para apoyar un partido; y que, en todo caso, estaban abiertos a una investigación de la Gestión Pública.

Sin embargo, ayer mismo una brigada de informáticos de las oficinas centrales de la SEG recorrió varias oficinas de directores y funcionarios para auditar sus computadoras. No resulta difícil imaginar que su encomienda fue borrar todas las huellas que pudiesen haber quedado de la acelerada actividad proselitista que se realizó en esas instalaciones.

Para cuando llegue la Gestión Pública, siempre parsimoniosa, probablemente ya no encuentren mucho.

Diosdado, al igual que otros muchos panistas, debe estar pensando que las cosas son como antes, que Miguel Márquez va a ganar con toda facilidad y que su esforzado activismo tendrá su recompensa, si no para sí, quizás para su grupo.

Quizá ya no recuerde lo que ocurrió en Michoacán, donde el Trife tuvo en vilo los resultados electorales por cuestiones tan abstrusas como el bordado en el calzón de un boxeador en una pelea internacional.

Aquí el caso parece menos etéreo: a la trama de los correos se suman los foros con la presencia de funcionarios llegados en vehículos oficiales y la promesa de 150 mil votos para el PAN del delegado de la SEG en León, Francisco Zavala.

Esos temas, documentados por los partidos opositores, pueden llegar a producir serios dolores de cabeza en la etapa postelectoral, los cuales desde luego no serán para el secretario de Educación, quien se encontrará a punto de entregar los bártulos, sino para los candidatos ganadores de su partido.

Sin embargo, queda claro que no toda la culpa es del esforzado militante ultra que es Alberto Diosdado, ni de su vocación por continuar en un puesto donde tiene un sueldo de 120 mil pesos al mes y la posibilidad de favorecer a sus cuates en el sector privado de la educación.

Buena parte de la responsabilidad recaerá en los propios candidatos panistas, encabezados por Miguel Márquez, quienes no tuvieron la voluntad para detener en seco el arribismo de los acólitos yunquistas, por ejemplo cancelando la idea de unos foros que, para empeorar las cosas, no tuvieron ninguna utilidad.

Otra parte recaerá en Juan Manuel Oliva, quien abogó insistentemente ante Márquez en que abriera la puerta a Diosdado y compañía, argumentando que era necesaria la presencia de ese grupo para ganar la elección.

Finalmente, no se escapará el gobernador sustituto, Héctor López Santillana, quien sigue sin hacerse cargo a plenitud del gobierno, coordinando los esfuerzos de lo que cada vez más parece un archipiélago anárquico donde cada quien hace lo que quiere.

El chistecito del maestro Diosdado probablemente le cause a Márquez los más complicados dolores de cabeza de los días que vienen, incluso si hace bueno el pronóstico de las encuestas y logra hilvanar el quinto gobierno panista al hilo de la historia moderna de Guanajuato.

arnoldocuellar@zonafranca.mx

www.zonafranca.mx

Twitter: Arnoldo60

A %d blogueros les gusta esto: