Arnoldo Cuellar

Vicente Fox, un estudio de caso

In Botepronto, Zona Franca on junio 4, 2012 at 4:19 am

El valiente vaquero que hizo una bandera y un himno de la consigna para “sacar al PRI de Los Pinos”, doce años después se muestra no sólo complaciente, sino abiertamente activo en favor de regresar a las tepocatas y las víboras prietas al que fuera su hábitat de setenta años.

Vicente Fox nunca fue consistente. Fue un político de ráfagas con una suerte endemoniada. Quizá por eso pudo protagonizar el gran cambio político de México a fines del siglo XX, un cambio que se agotó en sí mismo, en la pura alternancia, sin llegar nunca a producir una transición.

La gran fuerza con la que Fox irrumpió en la escena nacional fue moral.

Frente al robo de urnas y la manipulación del voto, que eran la esencia del control electoral priista; sin complicidades como la de Elba Esther Gordillo (esa vendria después); sin el respaldo oculto de los gobernadores priistas, el ranchero guanajuatense capitalizó la lucha de más de una década de Cuauhtémoc Cárdenas y concretó la primera derrota presidencial del invencible PRI.

Después, Fox consideró que su trabajo estaba hecho, justo cuando apenas debía empezar. Se dedicó a “disfrutar” la presidencia, la frivolizó a extremos inverosímiles, mostro su olímpica ignorancia de las funciones del estado, se asustó y se entregó a toda clase de manipulaciones, incluyendo la de su futura esposa, Martha Sahagún.

Hoy, desfondado política y moralmente, viviendo de una fama que se escurre entre los dedos, salvo por los ángulos patéticos, el primer presidente no priista de la era moderna se ve aquejado de un oportuno realismo político que le hace convertirse en vocero del regreso del PRI, ese orquestado fenómeno político que administran por igual las víboras prietas del viejo priismo y las tepocatas de la telecracia nacional.

Fox no razona lo que significa el regreso del PRI. Es natural, porque de lo contrario tendría que reconocer su enorme fracaso como conductor de una alternancia sin transición y como responsable de lesa traición a la democratización de México.

Habemos quienes pensamos que lo único que está tratando de salvar el ex presidente son algunas de las ayudas que el presupuesto federal otorga para la manutención del Centro Fox, un tema sobre el que, por cierto, tampoco hay ninguna transparencia.

Por si algo faltara, el sesudo analista y observador de la realidad que es Vicente Fox ya erigió su dictamen sobre el movimiento #Yo Soy 132: “Yo no creo en la generación espontánea, simple y sencillamente no creo posible que cien jóvenes o 500 jóvenes o mil jóvenes se pongan de acuerdo de la noche a la mañana… alguien armó esto detrás.”

Fox no cree en la generación espontánea. Entonces, ya ni siquiera cree en sí mismo.

  1. …y la realidad es otra, nosotros estamos más instruidos en el uso de la tecnología de nuestro propio tiempo, y eso nos pone en ventaja, así que nada de trampa o tiemblen si lo intentan (!!!)

    Esta es la “generación” espontánea 🙂 [en una red social]

    Hola,
    Dispongo de servidor, conexión y experiencia en el desarrollo de aplicaciones, moviles, webservices, MySql etc.
    Para desarrollar una aplicación para la supervisión de los votos, casilla x casilla.
    Necesito gente que apoye, básicamente la idea es tener la aplicación instalada en moviles Android de preferencia, para que el conteo quede sellado con ubicación GPS y fotografía con el conteo de los resultados.
    La aplicación también se podría diseñar de manera que se puedan reportar cualquier situación “obscura”.
    URGE!! para tenerla a tiempo!!!
    Aporten ideas y pasen la voz.
    Somos conciencia COLECTIVA!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: