Arnoldo Cuellar

Los insubordinados

In Botepronto, Zona Franca on abril 25, 2012 at 3:53 am

Dicen que el primer mandamiento del decálogo Yunque es aquel que reza: “el que obedece no se equivoca.” Visto desde esa luz es perfectamente entendible lo que hacían los secretarios de Educación y Desarrollo Social, Alberto Diosdado y Alejandra Reynoso, en el comelitón de Juan Manuel Oliva el domingo pasado: no equivocarse, precisamente.

Y el acatamiento no era con su nuevo jefe, el gobernador sustituto Héctor López Santillana, al que por cierto también  invitaron al festejo, pero decidió no aparecer, por fortuna para las instituciones de gobierno en la entidad.

Como se puede imaginar con facilidad, la estructura del grupo ultraderechista incrustado en el gobierno estatal sigue viendo como jefe a Oliva, aunque este haya enviado una  petición de licencia al Congreso. Incluso así se dirigen a él, como se pudo observar en la reunión del Club Empress.

Esta circunstancia, nada oculta, crea de facto una bipolaridad en el gobierno que puede traer consecuencias funestas.

Héctor López Santillana llegó a la responsabilidad que hoy ocupa sin compromisos, todavía unas horas antes de su elección por los diputados de la Legislatura local el favorito del gobernador era otro funcionario del gabinete, por ende, no debe tener trabas para poner orden ahí donde se requiera.

¿Quiere Alejandra Reynoso andar en campaña? La solución es sencilla: que deje el gobierno y se una al equipo de Oliva. Por cierto, su ausencia se extrañaría poco en la política social de Guanajuato.

arnoldocuellar@zonafranca.mx

A %d blogueros les gusta esto: