arnoldocuellar

DÍAS DE GUARDAR Domingo 18 de diciembre de 2022

In Análisis Político, Días de Guardar, POPLab on diciembre 18, 2022 at 7:16 pm
Arte: @PincheEinnar

* Contra las adicciones: de la propaganda a los hechos

* Insensibilidad legislativa: aguinaldo de ensueño y turismo invernal

* La sociedad civil combate en litigio la discriminación presupuestal

1.- Planet Youth: la receta que deberá ser reinventada

Lo más relevante que se desprende de la adopción del programa islandés Planet Youth por parte del gobierno del estado de Guanajuato, es la aceptación de que el problema de las adicciones ha rebasado todas las políticas públicas previas, desde las de salud hasta las de seguridad y que es necesario verlo con nuevos ojos.

En Guanajuato, los creadores de esta estrategia, que funcionó muy bien en el país nórdico luego de una aplicación constante por más de dos décadas, tendrán que aprender cosas nuevas y buscar la mejor manera de adaptar sus modelos de abordaje.

El asunto es complejo por la magnitud del universo por atender y la escasez de recursos financieros.

Lo que funcionó en un país de menos de 400 mil habitantes, con un alto ingreso per cápita, un elevado nivel educativo y una coordinación de los diferentes niveles de autoridad, probablemente no puede ser trasladado en automático a una entidad de 6 millones de habitantes, con un grave problema de rezago educativo, ausentismo y deserción en las aulas y con niveles de ingreso por debajo de la media nacional, además de un grave problema de delincuencia organizada.

No se está augurando un fracaso del programa, que tiene muchas virtudes, la principal de las cuales es un acercamiento científico al problema de las adicciones entre la población joven mediante encuestas sistemáticas.

Lo que se pone en duda es que el estado sea capaz de mantener el ritmo de atención a las prioridades que vayan arrojando los diagnósticos, en primer lugar por el escaso margen temporal que le resta a este gobierno, menos de dos años, pero también por la incapacidad evidente para organizar una respuesta coordinada de las distintas estructuras gubernamentales locales y los municipios, más allá de los discursos y las fotografías del lanzamiento del programa.

Ya en Guanajuato vivimos una experiencia de fracaso con otro programa gubernamental que fue vendido como “la solución” al problema de la inseguridad y ante el cual organizaciones de la sociedad, partidos de oposición y medios de comunicación otorgaron “el beneficio de la duda”: el programa de videovigilancia Escudo, contratado por Miguel Márquez Márquez en 2012 con la inversión de 2 mil 700 millones de pesos y del cual ya muchos ni siquiera se acuerdan.

Con todo a su favor para trascender, por haber arrancado en el inicio del sexenio, por tener todo el respaldo gubernamental al más alto nivel, por la cuantiosa inversión económica, Escudo no solo fue un fracaso operativo que nada pudo frente a la espiral delicitva en que se hundió Guanajuato la década pasada, sino que además quedó teñido por una fuerte sospecha de corrupción.

La situación actual de Guanajauto le debe mucho al fracaso de Escudo para apoyar acciones decididas de inhibición de la delincuencia común y organizada en el estado, pues derivado de eso se produjo el auge del huachicol, la guerra de cárteles y el traslado posterior de la actividad delictiva al comercio de drogas con la consecuente elevación del consumo local.

Lo más grave es que los mayores responsables de ese fracaso no asumieron las consecuencias: ahí siguen en sus cargos Carlos Zamarripa y Alvar Cabeza de Vaca y, próximamente, Miguel Márquez regresará a la escena política como candidato y seguro senador por el PAN.

La dinámica que hizo fracasar a Escudo amenaza al programa contra las adicciones: particularmente la pésima costumbre gubernamental de ofrecer promesas como hechos consumados y de festinar el arranque de proyectos como si ya fuesen resultados.

Los altos niveles de adicción a las drogas sintéticas, que está provocando criminalidad, ausentismo laboral, deserción escolar y muertes, no pueden recibir solo una respuesta cosmética.

El trabajo debe ser serio y a profundidad, tanto como los recursos que se destinen y el compromiso de las área involucradas y sus titulares. El congreso realizada esta semana en León es un buen punto de arranque, pero de nada servirá si no se rompen inercias burocráticas y se alinean todas las dependencias involucradas.

Diego Sinhue Rodríguez deberá entregar un avance sustancial dentro de 21 meses para que el próximo gobierno se vea comprometido a continuar con el programa, para ello habrá que evitar al máximo distracciones como las que representa el tema electoral.

Por ejemplo, el secretario de salud, Daniel Díaz, en quien recae una parte importante de la estrategia, ya se afilió al PAN y se placea como aspirante a la alcaldía de Irapuato.

El problema es de proporciones mayúsculas y nada tiene que ver con la problemática islandesa de consumo de alcohol, cigarrillos y marihuana que preocupó y movilizó a gobienro y sociedad de ese país en la década de los 90.

Frente a la epidemia de consumo de cristal, una droga dura y profundamente destructiva que hoy está al alcance de jóvenes y niños en todos los rincones de Guanajuato por el control territorial que ejercen grupos criminales, el estado se ha mostrado impotente.

El diagnóstico tiene que ir a profundidad y también las acciones, pues esta no es una batalla que se gane solo con propaganda, como ha sido la marca de este gobierno.

La empresa es enorme y es urgente, veremos si se entiende.

2.- Diputados: paseo europeo con el pretexto de la capacitación

Con una frivolidad que ya no extraña, 20 de los 36 diputados de Guanajuato se anotaron para recibir extras a su salario y su aguinaldo de 300 mil pesos, el pago de un viaje de 11 días a España, con el pretexto de tomar un curso sobre “derecho parlamentario con enfoque de derechos humanos”.

El Congreso gastará 75 mil pesos en cada diputado para pagar su curso, su hospedaje y sus pasajes de avión. Hace apenas unos días, los legisladores, que ganan sobre los 200 mil pesos mensuales, recibieron un aguinaldo de 45 días de sueldo, lo que significan 300 mil pesos brutos adicionales.

Al premio para “capacitarse”, como si en México no hubiera posibilidades de hacerlo o como si no se hubieran normalizado durante la pandemia el uso de la tecnología para todo tipo de seminarios, conferencias y diplomados a distancia desde una computadora, se apuntaron diputados de todos los partidos, incluyendo varios de Morena que en Guanajuato no muestran mucho apego a la “austeridad republicana”.

Llama la atención, sobre todo, la inconsecuencia del pretexto; “capacitarse en derechos humanos”. Es el mismo Congreso que se ha negado siquiera a agendar leyes que respeten los derechos de las personas, como por ejemplo el matrimonio igualitario; el mismo que ni siquiera quiere discutir la despenalización del aborto y que cada vez que surge el tema de la delincuencia creciente, se apega al punitivismo más craso.

Pero eso si, cuando se trata de ir a disfrutar el invierno europeo y usar los cursos a modo para pasear por la Península Ibérica, olvidan ideologías y compromisos para “ser diferentes” como lo ofrecen en las campañas, para acogerse a los privilegios del poder y subirse a codazos al avión de los privilegios.

¿Y siquiera podemos tener seguridad de que los diputados aprovecharán el curso y mejorarán sus capacidades legislativas?

Desde luego ninguna, no en el caso de la bancada del PAN que ha olvidado el voto en conciencia y todo lo decide en bloque, formato que ya nos asestó a un ombudsperson de militancia panista y desconocedor del tema, como Vicente Esqueda. Tampoco con los otros partidos que no pueden ser llamados “opositores” y que muy rápidamente entran en varas para no incomodar al gobierno.

Así, mientras en el llano la gente pasa dificultades para terminar el año y batallará en la cuesta de enero, con la más alta inflación de la historia reciente, los “representantes populares” se encontrarán degustando, a cuenta del dinero de los guanajuatenses, bocadillos de jamón serrano y tintos de la Rioja para combatir el frío de la meseta de Castilla, entre clases de un diplomado que bien pudieron haber tomado en videoconferencia. Pero, ¡así qué chiste!

3.- Litigio estratégico desde la sociedad para superar discriminación

Veremos que aprenden los diputados en Europa sobre el “enfoque en derechos humanos”, pero por lo pronto una medida afirmativa para reparar la discriminación presupuestal a la población que se identifica en los grupos de la diversidad sexual, fue alcanzada gracias a un juicio de amparo promovido por activistas y abogados ciudadanos.

Hasta hace poco, cuadros panistas en el Congreso local buscaron combatir la sentencia de un tribunal federal para contemplar en el presupuesto de egresos del estado una partida que apoye políticas públicas en beneficio de la población LGBTIQ+.

Sin embargo, la presión del doble enfoque, legal y de opinión pública, terminó por hacerlos entrar en razón, modificar el presupuesto de 2022 en las postrimerías del año y abrir la posibilidad de hacer lo propio en el presupuesto 2023.

El director del colectivo Amicus, Juan Pablo Delgado, un tenaz abogado con experiencia internacional y largo camino recorrido en el litigio estratégico, nunca se rindió frente a las resistencias iniciales de un Congreso que en su mayoría se niega a reconocer derechos en aras de preservar sus prejuicios ideológicos.

Finalmente tras un serio desgaste, la aplanadora panista, que de forma sistemática ha rechazado el mandato de la corte para derogar la legislación local que impide los matrimonios de personas del mismo sexo, debió aprobar una reforma para destinar recursos a estudios que busquen cerrar la brecha de desigualdad.

Lo que debe seguir es una partida presupuestal para que los resultados del estudio deriven en políticas públicas efectivas.

El camino queda abierto para que otros grupos sistemáticamente marginados en la aplicación del gasto presupuestal de Guanajuato, objeten la discriminación de que han sido objeto por las políticas del gobierno panista.

Habría que ver, por ejemplo, lo que se destina a políticas de igualdad para la mujer, para las personas con capacidades diferentes, para los jóvenes o para la cultura, en comparación con el gasto destinado a subsidiar empresas.

El logro de la comunidad de la diversidad usando los caminos del derecho no se limita a sus objetivos, sino que ilumina muchas otras batallas. Enhorabuena.

Con esta entrega, los Días de Guardar hacen una pausa por las próximas dos semanas. Seguiremos encontrándonos aquí a partir del domingo 8 de enero. Felices fiestas de fin de año.

A %d blogueros les gusta esto: