Arnoldo Cuellar

Lecturas de la elección: el PAN

In Análisis Político, POPLab on junio 9, 2021 at 8:49 pm

En Guanajuato, los votantes mostraron comportamientos que pueden resultar interesantes e incluso caprichosos.

Si bien en lugares como León, los municipios del Rincón, Irapuato y Celaya, el voto de rechazo a Andrés Manuel López Obrador impulsó a los candidatos panistas por encima de las malas gestiones locales, se dieron casos como San Miguel de Allende y Moroleón, donde la agenda local privó por encima de la masiva propaganda nacional.

Como ocurre cada vez que hay una polémica nacional que enfrente a la izquierda y la derecha del espectro, el electorado guanajuatense se refugia en la querencia panista y le da a este partido oxígeno adicional.

Las ganas de votar contra la amenaza la Cuarta Transformación de controlar el congreso y otorgarle a AMLO un amplio control político, hace olvidar que en Guanajuato ocurre precisamente eso: el gobernador panista controla al congreso local y lo usa para copar instituciones autónomas como la Procuraduría de los Derechos Humanos, el Tribunal de Justicia Administrativa, el órgano de transparencia y hasta el propio Poder Judicial.

Sin autonomía, los diputados del PAN, 21 en esta ocasión, ya saben que su próximo coordinador será el ex secretario de Gobierno Luis Ernesto Ayala y que no hay pero que valga; su derecho a decidir no existe y ni siquiera tienen ganas de que exista.

Sin embargo, el truco de prestidigitador del ex gobernador Miguel Márquez para convertir a una funcionaria perredista en candidata panista a la alcaldía de Moroleón, fracasó rotundamente tras el brutal atentado que le costó la vida a la aspirante de Movimiento Ciudadano. La hija de Alma Rosa Barragán ganó una elección que se convirtió en un memorial.

Márquez tampoco pudo sacar adelante a Isaac Piña, ex funcionario de su administración heredado a Diego Sinhue, como candidato a alcalde en Salamanca. Ni el dinero de sus socios Concepción “Choplin” Enríquez y Rafael “Gallo” Barba, lograron vencer al voto duro de Morena que incluso perdonó la mala gestión de la ex panista Beatriz Hernández, quien quiso ayudar al PAN distrayendo votos hacia el PT, sin resultados.

Pero la mayor sorpresa de la jornada fue la inobjetable derrota de Luis Alberto Villarreal, el jeque de San Miguel Allende que se dio el lujo de hacer político a su hermano cuando era el rey de los moches y que hoy lo ve continuar su carrera ya sin él.

Perdido en la soberbia y los excesos, enriquecido a niveles de insania, socio de haciendas ganaderas, magnate inmobiliario y asistente infaltable a la feria taurina de San Isidro, Villarreal se confió al control de los votantes rurales del municipio, sabedor que en la ciudad no tiene un cartel ganador. Sin embargo, la defección de uno de sus operadores políticos lo hizo morder el polvo, algo que no esperaba su aliado Diego Sinhue ni él mismo.

Ahí poco importó el escenario nacional, los votantes decidieron en base a una disputa local y agraviados por un político que ha hecho de la corrupción y la arbitrariedad su sello personal.

Hay aspectos que no deben ser pasados por alto. En Guanajuato la participación ciudadana en la elección rondó el 44 por ciento, buena para una elección intermedia. De los poco más de dos millones de votos emitidos, el Partido Acción Nacional andará rondando los 850 mil sufragios, lo que representa poco más del 40 por ciento. El porcentaje es igual al obtenido en la elección de 2015, la intermedia anterior, cuando de 1.87 millones de votos, el PAN obtuvo 751 mil.

Aquella vez el PAN ganó 9 distritos y 5 le fueron arrebatados por la alianza PRI- Verde. Esta vez gana 11 distritos solo, uno en alianza y pierde dos con Morena, uno solo y otro con aliados.

La novedad es que el PAN no está creciendo su votación con nuevos electores, aunque tampoco la ha reducido, sin embargo, el hecho de que Guanajuato sea un bastión del antiobradorismo y que en el momento más crítico de esta lucha la votación del PAN no se acreciente de forma sensible debería ser un motivo de preocupación para este partido.

Que figuras que han sido importantes en su historia, como Villarreal, también sean derrotadas, debería ser otro toque de atención, así como el hecho de que sus nuevos cuadros rutilantes sean figuras tan superficiales como el alcalde capitalino Alejandro Navarro.

Lo que podría darle un empuje al PAN sería un elemento al que mucho se han resistido en el pasado y que parece empezar a abrirse por fin camino: la participación de las mujeres en cargos de importancia y hasta en la directiva del partido, algo que no ha ocurrido todavía.

Allí hay una reserva de energía política que hasta ahora no se ha aprovechado por una misoginia arraigada y normalizada. Habrá que ver hasta donde se aprovecha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: