Arnoldo Cuellar

Por una fiscalía que sirva

In Análisis Político, sinembargo.mx on octubre 23, 2018 at 9:34 pm

Guanajuato constituye un mundo al revés. Aquí el PAN gobernante contradice flagrantemente al opositor PAN nacional, entre otras cosas, en los temas del fiscal carnal y el fiscal que sirva.

Aquí no quieren perder el control de la persecución de los delitos y han decidido entregárselo no solo a un funcionario cercano al gobernador en turno, sino a uno apoyado por el anterior mandatario, configurando lo que a todas luces puede ser definido como un maximato.
Además, la imposición viene con premio: el procurador viene empacado con un secretario de seguridad, es todo o nada. Como los twinky wonder, Carlos Zamarripa y Álvar Cabeza de Vaca son inseparables.

IMG_0631

Inseparables. Foto: Gobierno del Estado.

Mientras que Morena, cuyo presidente electo pretende designar un fiscal a dedo, pasando por alto la autonomía que es el motor de la reforma penal impulsada desde la sociedad, se opone en Guanajuato al fiscal carnal aún y con el resbalón de la encerrona a la que fueron conducidos por el gobierno estatal, presentada como el inicio de un diálogo, pero convertida en realidad en artilugio para quitarle presión a los reclamos contra Zamarripa.

Esto ocurre en los días previos al vencimiento del contrato sexenal de 2 mil 700 millones de pesos, monto al parecer incrementado a últimas fechas, para cubrir el estado con una red de cámaras y fibra óptica, cuyo aporte a la gestión de la seguridad nunca se vio ni se sintió.

A la fecha no sabemos, ni el público ni los diputados al Congreso, cuántas son y dónde están esas cámaras, puesto que el carácter reservado de la información por tratarse de un tema “de seguridad”, se convierte en la cobertura perfecta para evitar la rendición de cuentas y el análisis de costo y beneficio.

El pingue negocio amenaza con seguir debido a la “incompatibilidad” de otros posibles sistemas, más allá de su fracaso. Esta semana en varios medios nacionales aparecieron notas que elogian el trabajo de Zamarripa en la procuraduría, coincidentemente en espacios contiguos a publicidad de la empresa Seguritech, la creadora de Escudo.

Sería gravísimo que las gacetillas para promover la “eficacia” de Zamarripa estuviesen pagadas por un proveedor, sería peor incluso a que lo hiciera el propio estado.

Todo se configura para dejar en claro que no hay nada nuevo bajo el sol y que el ya tan choteado golpe de timón solo consiste en un “marquismo” sin Márquez que busca cooptar a sus críticos empezando por los partidos en el Congreso, incluso Morena, cuyo coordinador parlamentario, Ernesto Prieto, es más fácil que la tabla del dos.

Guanajuato tendrá por los próximos meses a un procurador de justicia, un secretario de seguridad, un vocero de seguridad y un procurador de los derechos humanos todos “carnales”. El marquismo sin Márquez producirá un gobierno más degradado, mas encerrado en contradicciones internas y más alejado de los ciudadanos.

El gobierno que pretende meter a los partidos en su juego, pone en evidencia lo poco que le importa la inquietud, el reclamo social y el sentido de alarma que ha producido el deterioro de la paz pública en la entidad.

Que el gobierno de Guanajuato, por sí o por medio de un intermediario, esté difundiendo la visión de una procuraduría que se encuentra “entre las más avanzadas del país” y de la que chabacana y provincianamente se presume que es “reconocida por autoridades de Estados Unidos”, haciéndolo mediante inserciones pagadas en medios nacionales, habla de la profunda distancia entre la razón oficial y el sentir de los ciudadanos.

La propaganda puede servir para engañar a algunos en el exterior, pero difícilmente va a convencer a los que habitan una realidad cada vez más afrentosa y difícil.

Si detrás de la campaña pro Zamarripa se encuentra Seguritech, muy probablemente a la búsqueda de prorrogar sus jugosos contratos, estaremos frente a un gobierno que desde el arranque habrá renunciado a enfrentar los problemas del estado para entregarse a los mercenarios de la seguridad.

Y emerge la gran pregunta sobre la preeminencia de la Troika que componen Zamarripa, Cabeza de Vaca y Seguritech. ¿A cambio de qué?

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: