Arnoldo Cuellar

García Oseguera,  el dueño de Morena

In Botepronto, sinembargo.mx, Zona Franca on enero 23, 2018 at 10:15 pm

Al imponer candidatos ligados a sus intereses por encima de la militancia, el empresario que se dice “amigo de AMLO” arma su propia mafia del poder al interior de ese partido.

En Guanajuato se cuecen habas en todos los partidos políticos. Y si Acción Nacional es propiedad de Miguel Márquez y el PRI se cuenta entre los activos de Gerardo Sánchez, no podía faltar un dueño para Morena: la franquicia de Andrés Manuel López Obrador pertenece en la entidad al empresario Ricardo García Oseguera, quien ya empieza a disponer de ella por encima de los militantes.

Quizá el partido Movimiento de Regeneración Nacional es uno de los que mayor crecimiento ha registrado en el último año en Guanajuato, a causa del posicionamiento de quien fuera su máximo dirigente y que hoy se ha convertido ya en precandidato a la presidencia de la República y encabeza la mayoría de las encuestas.

La afluencia de ciudadanos a las filas de Morena también tiene que ver con el activismo del propio López Obrador que ha visitado varias veces la entidad, viajando a los municipios más alejados con un tozudo discurso de repudio a las prácticas políticas vigentes y de promesa de combate a la corrupción que embona directamente con el hartazgo de los ciudadanos.

Sin embargo, ese buen ánimo es el que corre un serio riesgo de tropezar con el activismo chato, sórdido y plagado de intereses pecuniarios de Ricardo García Oseguera, quien presume de amistad y cercanía con el propio López Obrador y la cúpula del partido en México, para apropiarse de la función de designar candidatos.

Es el empresario inmobiliario y constructor quien empuja aspiraciones como la del deshilvanado expriista Aurelio “Chachis” Martinez a la presidencia municipal de León. Con el argumento de que es un “empresario conocido”, pretende imponerlo a otros perfiles más cercanos a la propuesta de López Obrador y que han construido su camino junto a la militancia, como es el caso del doctor Gabriel Pérez Corona.

En Silao, García Oseguera impulsa al exalcalde panista Carlos García, quien gobernó hace 15 años y está desaparecido de la escena política desde entonces. Hay que recordar que en Silao se ubican buena parte de los intereses económicos del empresario, entre ellos el parque industrial Fipasi, incluso él mismo contendió por la alcaldía en 2015, quedando en último lugar.

Las imposiciones de García Oseguera en Morena tienen lugar cuando apenas se lograba superar la etapa caótica de la presidencia de Ernesto Prieto, caracterizada por expulsiones de militantes y autoritarismo rampante.

La decisión de postular a la dermatóloga, académica y experta en desarrollo social Antares Vázquez Alatorre a la gubernatura, había traído aire fresco al movimiento lopezobradorista en Guanajuato, entidad que ha constituido el mayor de sus retos en las dos anteriores campañas presidenciales.

Sin embargo, la preeminencia que amenaza con alcanzar García Oseguera, en ausencia de cualquier mérito pues no tiene cualidades de liderazgo y tampoco es significativa su aportación de recursos, amenaza con devolver a Morena a las catacumbas y lastrar seriamente el volumen de votos que se requieren para concretar las promesas que ofrecen las encuestas y que ya dos veces se han diluido como sueños de opio.

Lo más lamentable de todo no se encuentra en la posible afectación de la campaña de AMLO, una situación que sin duda sería consecuencia de las decisiones del mismo aspirante presidencial y su círculo inmediato, sino en la vulneración de un movimiento de organización social con carácter crítico y propositivo que viene conformándose en torno a la propuesta obradorista.

Vulnerar la incipiente democracia interna hace a Morena igual a cualquiera de los otros partidos y lo coloca en esa contradicción de ofrecer a los ciudadanos soluciones que son incapaces de darse a sí mismos.

O lo que es lo mismo: con el “método” Oseguera, Morena se convierte en parte de la misma mafia que dice combatir.

A %d blogueros les gusta esto: