Arnoldo Cuellar

El acertijo Sheffield

In Botepronto, Zona Franca on enero 12, 2018 at 3:37 am

El exalcalde panista echa mano de su alianza empresarial con Valente Aguirre y, a través suyo, con los priistas Manlio Fabio Beltrones y Arturo Zamora, para amenazar con judicializar la elección interna del PAN.

De nueva cuenta, como hace tres años, Ricardo Sheffield tiene muy nerviosa a la estructura gubernamental de Guanajuato con su desplante de lanzarse en búsqueda de la candidatura a alcalde de León por la libre, tope donde tope, amenazando incluso con judicializar la decisión si tratan de operarle a través de una convocatoria sesgada o con dedicatoria.

En 2015, Ricardo Sheffield, a fuerza de empujar, de fintar y de sacarle partido a la aversión que le tiene Miguel Márquez, logró conseguir una candidatura a diputado federal.

Hoy, que aumenta la resistencia a su posible arribo a la candidatura en León, incluso con la incorporación de organismos empresariales que se resignan al intento de reelección del vapuleado  Héctor López Santillana, Sheffield quiere un premio de consolación más caro.

¿Porqué el rechazo a Sheffield? De parte de Márquez y de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, la principal objeción es que estarían entregándole un cuarto del electorado del estado y el mayor presupuesto a nivel municipal, junto con una entidad paramunicipal más poderosa que la mayoría de los municipios del estado, Sapal, a un enemigo político dentro del mismo partido.

Márquez ya sabe lo que es gobernar el estado sin tener León, después de que lo perdiera en 2012 frente a Bárbara Botello, en buena medida por lo que se sospecha como una traición del mismo Ricardo Sheffield, que concluía su primer mandato.

Y aunque Márquez ya no estará en el escenario, debe estarle recomendando a su pupilo que no incurra en una equivocación que le puede costar muy cara.

Por parte de los empresarios de León, se ve con recelo la cercanía de Ricardo Sheffield con el sinaloense Valente Aguirre Meza, un desarrollador inmobiliario que ha entrado en choque una y otra vez con el establishment de la ciudad, tanto en su etapa de empresario deportivo, como en sus proyectos de vivienda.

Valente Aguirre suele recurrir a sus grandes valedores nacionales, como los conspicuos priistas Manlio Fabio Beltrones y Arturo Zamora, para obtener apoyos de políticas federales que le permiten grandes ventajas en sus negocios. Aquí ha tenido las complicidades de políticos como el propio Sheffield, como Bárbara Botello, Miguel Salim, Eugenio Martínez y ahora Jesús López Gómez, a fin de salirse con la suya y obtener ventajas indebidas.

Ahí es donde se encuentra el temor racional al reto que está planteando Sheffield, cuyo despacho trabaja casi de tiempo completo para VGI, la empresa de Aguirre Meza, junto con su socio el regidor José Luis Manrique. Si el ex alcalde panista decide entablar un litigio contra el PAN de Humberto Andrade y Miguel Márquez, la influencia de los priistas Beltrones y Zamora podría ser decisiva en el Tribunal Electoral para darle la razón y dinamitar la estrategia blanquiazul en León.

Es quizá por esa causa que se ha pensado en medidas alternativas como la cargada empresarial para desvirtuar las aspiraciones de Sheffield y fortalecer las cada vez más débiles posibilidades de Héctor López Santillana.

Estos son los problemas que ya debería estar resolviendo Diego Sinhue Rodríguez Vallejo ahora que ya tiene la candidatura en la bolsa, pues en la medida que lleve prospectos a alcaldes que eleven la votación del PAN por encima de sus promedios históricos, le responderá mejor a sus compromisos con Ricardo Anaya.

Miguel Márquez, como quiera, ya parece estar más allá del bien y del mal, solo esperando que pasen con velocidad los meses para disfrutar de su tiempo libre y aligerar el estrés acumulado en los últimos años.

Así está la ecuación en la que se debate el PAN de León que, para su fortuna, no cuenta con una oposición medianamente creíble en el municipio más importante de Guanajuato, lo que tampoco debería hacerlos confiarse en exceso, pues el tema no es ganar de panzazo, sino hacerlo con la solvencia que requiere el proyecto presidencial del frente construido por Anaya como única opción viable de ser protagonista en julio próximo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: