Arnoldo Cuellar

Medina: el hombre de negocios

In Botepronto, Zona Franca on enero 30, 2017 at 4:00 am

El síndico de larga trayectoria en la política local y nacional parece ausente de muchos de los temas delicados del municipio, salvo de uno: la recomendación de un proveedor para un sistema tecnológico en el área de seguridad.

El síndico del ayuntamiento de mayoría panista en León, Carlos Medina Plascencia, ha venido insistiendo en la necesidad de que el municipio adquiera o rehabilite un sistema de manejo de datos para la seguridad pública que es ofrecido por una empresa en la que mantiene intereses.

Hace dos años, el 17 de febrero de 2015, el entonces aspirante a sindico en la planilla de Héctor López Santillana, le reconoció a la reportera Shayra Albañil, del diario A. M., que tenía una “relación de sociedad” con Portoss, empresa propiedad de Gerardo García Preciado.

Tras preguntarle a Carlos Medina si entonces Portoss forma parte de la red de empresas y contactos que él representa señaló.
“No, con Portoss yo tengo una relación de sociedad pero no estoy metido en la propiedad intelectual.
¿Pero sí los representa?, le insistió AM, “más que representar yo hago un trabajo de Networking y hago un trabajo de vinculación.
¿Eso lo facturas o no lo facturas?, le cuestionó AM, “claro”, respondió Carlos Medina.

(A.M. del 17 de febrero de 2015).

Ya como síndico en funciones, el exgobernador ha insistido en la necesidad de que se reactive el sistema de vigilancia electrónica y recolección de datos biométricos de la empresa Portoss, en el área de seguridad del municipio de León, el cual fue desechado en la administración de la priista Bárbara Botello.

La semana pasada, aprovechando el balance negativo ofrecido por la Mesa Ciudadana de Seguridad, sobre el incumpliendo de indicadores establecidos en el Compromiso de Seguridad para el año 2016, Medina volvió a la carga y en una sesión de Cabildo abordó de nueva cuenta el tema, ahora retomándolo como la creación de un “Centro de Inteligencia en Seguridad”, con un costo de 14 millones de pesos.

Quien fuera el primer alcalde panista de León fue más allá, pues aprovechó el momento para curarse en salud sobre cualquier señalamiento en torno a su relación con la empresa proveedora que propone: “Quiero dejar en claro que no hay ningún conflicto de interés, soy empresario con una reputación”, aseveró para buscar dejar zanjada la cuestión desde su punto de vista.

¿Es verdad esa afirmación? ¿Tiene o no Medina un interés personal en que el municipio adquiera un sistema de una empresa con la que mantiene relación? ¿Es ético el planteamiento? ¿En un país inundado por la corrupción, es sano permitir esta clase de transacciones?

Desde mi punto de vista, el síndico Medina olvida temas básicos del comportamiento de un servidor público. Si el tiene una relación cercana, un interés profesional o una representación de negocio con el proveedor de este sistema, ello lo invalida para ser quien opine y valore sobre la eficiencia del servicio.

¿Cómo podría Carlos Medina, en su carácter de presidente del comité de adquisiciones, llamar a una licitación justa y creíble, si en ella participa la empresa con la que tiene relación?

Sin embargo, esa no es la única situación en la que el síndico se equivoca. Tomando en cuenta su experiencia de gobierno y de otro tipo de cargos, se extraña mucho su ausencia en temas relevantes para la ciudad, al mismo tiempo que se focaliza únicamente en el tema de la seguridad y, dentro de ella, en el tema de la adquisición de bienes y servicios.

León es un municipio con una problemática compleja y creciente, con una gran falta de recursos y con una administración rebasada por los problemas. ¿No tendría mucho para aportar Carlos Medina, el exalcalde, exgobernador, exdiputado y exsenador, si estuviera realmente enfocado y mantuviera una relación productiva con el resto del Cabildo y el alcalde?

Entre las versiones de que ya se va, porque no se entiende con Héctor López Santillana; de que tiene mejor relación con algunos ediles de la oposición que con muchos de los panistas y su insistencia en promover proveedores, el histórico cuadro panista está contribuyendo seriamente a la falta de eficacia de la actual administración municipal.

En momentos en que la política se vuelve compleja, por factores de lo más disímbolo, desde el contexto internacional hasta la descomposición del tejido social por la marginación, la pobreza y la delincuencia, los políticos de mayor bagaje están obligados a la cordura y la sensatez.

Si Medina cree que el sistema tecnológico de Portoss es el que puede contribuir a enfrentar los problemas de seguridad en León, lo mejor es que se haga a un lado y deje a sus representantes formales que lo promuevan, además de excusarse de la presidencia del comité de adquisiciones. Si el sistema es tan bueno como cree Medina, no necesita defensas políticas ni reivindicaciones oportunistas. En todo caso, que compita en igualdad de circunstancias con otros proveedores del mismo sector.

Con ello, además, Carlos Medina se haría un favor a sí mismo y la delicada situación que vive la clase política aquí y en todas partes: dejar de realizar prácticas que pueden tener intenciones correctas, pero que se parecen peligrosamente a otras que no lo son.

Y, para ello, no basta la buena fama, urgen las buenas acciones.

  1. Me cae que este señor va a dejar en quiebra a León primero red recolección de basura que cobra hasta dólares. Y a hora protoss a hora comprendo por que cada día me llega más caro el predial.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: