Arnoldo Cuellar

Márquez o el doble discurso

In Botepronto, Zona Franca on enero 28, 2016 at 3:41 am

Promovido como “gente buena” que “le conviene a México”, Miguel Márquez personifica una campala de posicionamiento preelectoral sin autores identificados ni transparencia en su financiamiento.

Con un dejo de timidez, casi con pena ajena, pero con una consistencia que no puede ser obra de la casualidad,  la precampaña por la candidatura presidencial de Miguel Márquez ha iniciado con el surgimiento de páginas anónimas en Internet y en la red social Facebook.

Aunque la publicación de panegíricos electrónicos en favor del gobernador guanajuatense abarca por lo menos dos decenas de páginas en varios estados del país, no deja de ser un inicio tímido, debido a que no hay posturas políticas reconocibles ni una definición previa del propio Márquez.

La constante de este esfuerzo por posicionar el nombre de Márquez es la de caracterizarlo como un político honesto, un hombre de bien: “gente buena de México”, dice uno de los eslóganes.

La apuesta parece interesante. Ante el desprestigio de los políticos en general y ante la irritación con el omnipresente tema de la corrupción, no suena descabellado promover a un aspirante con un concepto simplista ligado a valores reconocibles por todos.

Sin embargo, lo que no queda claro es quién dice eso. ¿Se trata de comités de ciudadanos independientes? ¿Son acaso panistas? O quizás, más plausiblemente, ¿son estos promotores empleados del propio gobierno que encabeza Márquez?

Un hombre “bueno”, diferente a los políticos tradicionales y corruptos, lo primero que debería hacer, por propia convicción y no por exigencia externa, sería identificar con claridad el origen y el monto de los apoyos que recibirá para una aventura de esta envergadura.

¿Quiere Miguel Márquez navegar con la bandera de político diferente? Necesariamente tiene que hacer cosas diferentes, lo que hasta ahora no parece estar ocurriendo.

Por ejemplo, la página Hablando Guanajuato, un blog hospedado en el administrador de contenidos WordPress, utiliza como material preponderante los propios boletines del gobierno del estado, con una tónica de constante promoción e incluso de propaganda de las acciones oficiales del gobierno marquista. Allí, en medio de las entradas informativas y estratégicamente situadas en la página, se despliega un artículo de opinión que defienden la postulación de Migue Márquez como prospecto presidencial, con el título: “Márquez le conviene a México.

La estrategia deja una impresión de intenso provincianismo. La reiteración de boletines de prensa cotidianos de la vocería de Márquez centra la atención en el estado de Guanajuato y sus municipios. No se ve como la complaciente visión de los comunicados oficiales pueda postular una visión de país y un concepto político.

En ese sentido, la posición de arranque es pobre y contradictoria. Sin un discurso articulado, sin una concepción nacional, sin referentes globales, Miguel Márquez o sus propagandistas se limitan a una sola idea: la del hombre bienintencionado.

Y ahí está la segunda parte del problema: un hombre con verdaderamente buenas intenciones no permitiría que se le promoviera desde la opacidad y bajo un ocultamiento de los autores de esa promoción.

Si esta es la apuesta de los prestigiados y nada baratos despachos de consultoría en los que Márquez se ha cobijado, pareciera que simplemente le están dando gato por liebre.

Veremos hasta donde llega este nuevo intento, el primero fue el de Vicente Fox y resultó exitoso, de capitalizar el sentimiento de hartazgo de la ciudadanía con un discurso elemental y un ofrecimiento de buenas intenciones.

¿Tropezaremos dos veces con la misma piedra?   Se antoja complicado, pero lo sabremos más pronto que tarde.

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: