Arnoldo Cuellar

Elección: Márquez va por el carro completo

In Botepronto, Zona Franca on abril 27, 2015 at 3:50 am

Gobierno y candidatos panistas desatan una ofensiva mediática basada en provocaciones; el propósito no pude ser otro que posicionar unas campañas anodinas hasta ahora.

Tantos hechos juntos no pueden ser casualidad. Revisemos.

El gobernador Miguel Márquez inició una ofensiva mediática el martes pasado, en medio de la veda electoral, para ponderar los que hasta ahora parecen ser sus únicos éxitos como gobierno: los resultados de la atracción de inversiones, una política que empezó con Vicente Fox y se consolidó con Juan Manuel Oliva, pero de la que ha sido el actual gobierno el gran beneficiario.

La intención resulta obvia, salvo para quienes no quieren verlo: reforzar las campañas del PAN, principalmente en León y recuperar posiciones perdidas en 2012, en municipios y diputaciones.

Dos días después, el candidato del PAN en León realiza su primer jugada de precisión, al reunirse con el empresario Fernando García Murguía, quien controla por lo menos la tercera parte de las rutas del transporte urbano de Léon, cercano aliado de Bárbara Botello hasta hace no mucho y propietario de un predio que obstaculiza las obra complementarias del nuevo distribuidor vial al norte de León.

Con su acción, que se conoció a partir de la emisión de un tuit provocador, López Santillana se introdujo de golpe en la intriga política de la ciudad y golpeó bajo la línea de flotación a la alianza PRI-Verde que gobierna la ciudad y que respalda al candidato José Ángel Córdova, adversario del panista.

A la maniobra no pude ser ajeno el gobierno de Márquez, donde se controlan las concesiones de autos de alquiler que también detenta el empresario mencionado y que en los años recientes amplió su flotilla con un concepto que acaba de ser regularizado, el de los taxis ejecutivos.

Qué oferta recibió o que petición realizó García Murguía para cambiar de bando, solo lo saben él, Márquez y López Santillana, pero la negociación impactó de lleno en la campaña en favor del PAN.

En la misma semana, el gobierno del Estado anunció la decisión de no repartir las tabletas electrónicas a alumnos y profesores de bachillerato y profesional, mediante un evento masivo donde algunos cientos de aparatos fueron exhibidos con afán propagandístico: “aquí están la tabletas, pero no se las damos para que nadie vaya a pensar mal”. Es otro acto de propaganda que reluce ante las grises campañas que llevan a cabo los partidos de todos los colores.

Para culminar la semana, un historia que recibió una amplia cobertura mediática en el país y fuera de él, la del secuestro legal de una menor guanajuatense, Alondra Luna Núñez, y su posterior corrección, donde la intervención del gobernador panista Miguel Márquez le colocó en los reflectores dentro del mejor ángulo de la compleja situación, dio pauta a otro acto de rentabilidad electoral: la aparición de Alondra este sábado en una marcha de candidatas panistas encabezada por la exabanderada presidencial Josefina Vázquez Mota.

Parece un guión preciso y nada casual. El PAN de Guanajuato ha decidido reactivarse en esta campaña política de la mano de una estrategia que persigue los golpes de efecto. La apuesta tiene sus riesgos y sería responsabilidad exclusiva de una formación política que es hegemónica en la entidad hace varios lustros y que muy bien podría evidencia un agotamiento del discurso para dar paso una política-espectáculo.

Sin embargo, lo preocupante es la aparición, abierta o sugerida, del gobierno estatal y su titular, Miguel Márquez Márquez, en esta decisión pues venimos de varias reformas electorales que han perseguido la separación del accionar de los gobiernos en las campañas electorales.

El tema no compete solo a los partidos, sino también a los ciudadanos. Un gobierno preocupado por incidir en las elecciones deja de actuar en beneficio de toda la sociedad para hacerlo solo en atención a su clientela. Es un retroceso y una flagrante inmoralidad. De allí a pensar que los adversarios políticos e ideológicos son enemigos, solo hay un paso.

¿Le resultará la estrategia al gobernador? Cualquiera que sea el resultado, el precio parece demasiado caro, pues lleva directo a un retroceso y equipara a este PAN con el peor PRI. Quizá eso es lo que quieren, pero en definitiva no es lo que elegimos los ciudadanos cuando apostamos por el pluralismo y la alternancia.

  1. Estimado, no creo q carro completo (concepto muy priista). Más bien equilibrar y mostrar acciones legítimas de gobierno, pues la ley electoral no obliga a callar.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: