Arnoldo Cuellar

¿Tierra de oportunidades?: Empresas jóvenes, contratos grandes

In Botepronto, Zona Franca on agosto 13, 2013 at 3:40 am

Algo tiene Guanajuato para otorgar los favores del éxito a algunos emprendedores y empresas con los vínculos adecuados, aunque carezcan de todo lo demás que debería hacer falta.

Hace dos años fue el empresario Roberto Pesquera, hoy tesorero del municipio de León, quien constituyó una empresa de consultoría en temas de seguridad y en cuestión de meses le estaba vendiendo contratos por 14 millones de pesos a un sólo comprador: el alcalde panista Ricardo Sheffield Padilla.

Hoy es el joven empresario irapuatense André Michel Catalán, quien al poco tiempo de las elecciones del año pasado constituyó una firma de consultoría en tecnología de iluminación, logrando, al cabo de un año, hacerse con el contrato del diagnóstico de 33 municipios para el cambio de luminarias, por 20 millones de pesos.

¿Cuál es la experiencia y la currícula de estas empresas incipientes? Parece haber muy poca. ¿Qué les da el plus necesario para imponerse a otros competidores con más años en el mercado? Las relaciones, probablemente, pero quizás también las complicidades.

Las consecuencias de estas decisiones, a todas luces arbitrarias e injustificadas, están a la vista.

En el caso de León, toda la sapiencia de Pesquera no logró salvar a la policía de León de la que quizá sea la más profunda crisis de su historia, peor incluso a la de los videos de capacitaciones que violaban la dignidad y los derechos de los cadetes leoneses, en el gobierno de Vicente Guerrero Reynoso.

Pesquera tampoco fue lo suficientemente previsor para darse cuenta del estado en que recibiría el municipio la alcaldesa Bárbara Botello, a quien parece haber sorprendido la descomposición del cuerpo policial, no obstante que el flamante tesorero había realizado un diagnóstico de la corporación apenas unos meses antes.

En cambio, el cobro de los 14 millones de pesos se dio sin contratiempos. Lo que muestra que más que la competencia en sí, lo que resultó fundamental fue la relación política, lograda a través del también empresario Ignacio Ramírez, amigo personal de Ricardo Sheffield y compañero de aventuras de Pesquera en el grupo editorial Promerba, editor de la revista 012.

Visto el antecedente, la pregunta es si el padrinazgo para que André Michel Catalan se hiciera de golpe con el contrato de 33 alcaldías, muy probablemente uniformadas desde algunas esferas del gobienro estatal, no reproducirá esquemas como el de Pesquera en León, donde las consecuencias de haber contratado a una empresa tan nueva, redunde en afectaciones mayores.

La otra pregunta que queda en el aire es la de quién podrá ser el padrino del joven empresario y su más joven consultoría. Cuando eso se responda, si es que pasa, seguramente se aclararán muchas cosas.

A %d blogueros les gusta esto: