Arnoldo Cuellar

Nepotismo: ¿vivimos en la ciudad del pecado?

In Botepronto, Zona Franca on julio 18, 2013 at 3:42 am

La exclusiva publicada por Zona Franca sobre la existencia de por lo menos seis familiares del magistrado Lorenzo Palma en puestos judiciales y administrativos del Décimo Sexto Circuito del Poder Judicial Federal, despertó diversas reacciones, pero sobre todo logró el objetivo de fijar la atención en una institución que tradicionalmente pasa desapercibida para la opinión pública en sus dinámicas internas .

Hay quienes argumentan que no importa tanto el nepotismo, que no es relevante que sean familiares, sino que sean capaces. Algo que, por supuesto, es muy difícil de saber ante la muy primitiva estructura de transparencia del Poder Judicial, pues si ni siquiera se puede acceder a los nombres de las personas que trabajan en él, menos sería posible conocer los resultados de sus evaluaciones.

Pero, además, si hay alguna profesión que tenga sobreproducción de integrantes, es precisamente la de abogado. Resultaría muy difícil pensar, e incluso probar estadísticamente, que los familiares de un magistrado son necesariamente los más capaces para un puesto y que no hay otros jóvenes egresados de las numerosas universidades, públicas y privadas, con talentos iguales o menores a quienes gozan de la ventaja de tener un pariente abriendo brecha.

En estos momentos el país libra una lucha descomunal, que incluso implicó una decisión de estado para someter a uno de los grupos de presión más poderosos e inasibles del país, como lo es el magisterio, a fin de evitar que los maestros consideren entre sus prerrogativas laborales la de heredar sus plazas: un nepotismo consagrado contractual y políticamente.

No menos importante que lo que ocurre en el ámbito de la educación, es lo que pasa en el delicado espacio de la impartición de justica, pero con una cirunstancia agravante: resulta incomparable el régimen salarial de los maestros, excepción hecha de sus líderes sindicales, con el de los trabajadores y funcionarios del Poder Judicial, a quienes la sociedad se propuso fortalecer pecuniariamente, para alejarlos de las tentaciones de la corrupción.

La polémica, sin embargo, está abierta y llama la atención una parte de ella. Cuando se le solicitó su opinión a algunos integrantes del foro judicial, fueron muchas las evasivas, algunas fundadas en cercanía personal con integrantes de la judicatura; otras, abiertamente, por evitar represalias en los litigios que se llevan ante algún tribunal.

Notable y a la vez muy ilustrativo de las dificultades por las que atraviesa el país en materia de credibilidad en sus instituciones.

¿Hemos llegado a que un abogado tema que un juez tome represalias por una opinión personal?

¿Se maneja la justicia con una dosis tan alta de subjetividad?

¿Los garantes de la vigencia de la Constitución podrían prestarse a vulnerar derechos fundamentales como el de la libertad de expresión?

Si las respuestas son afirmativas, y los litigantes las conocen, entonces queda claro que la podredumbre que nos afecta como nación, que ha extendido la corrupción a prácticamente todos los niveles de gobierno y que ha vuelto a los ciudadanos pasivos por dos causas: por temor o por complicidad, es mucho más profunda de lo que pueden haber llegado a imaginar los más pesimistas.

E insisto, ¿creen que estoy exagerando? Háganmelo saber.

  1. Para nada exagerado, lamentablemente es acertado, lo que menciona en sus dos publicaciones, para desgracia de muchos, el nepotismo es resultado y no principio de el ejercicio abusivo de estos funcionarios, tengo documentados varios casos, acá en sinaloa. dejo mi Mail respetuosamente, espero me de una oportunidad de presentártelos. Saludos cordiales

  2. LOrenzo Palma la personificación de la corrupción y la mediocridad que se puede esperar d el desde su pasio de tinterillo en Irapuato hasta su ascedente carrera judicial, gabradina, habano en boca, vehiculo d elujo y chofer la señal de la prosperidad, ahora solo p falta preguntar por quer desaparecieron el quinto coelgiado en el estado.

  3. Claro q no exagera, estoy totalmente de acuerdo, pero tambien pasa en el poder judicial del estado de guanajuato, que sus amigos, conocidos y familiares de los magistrados son las personas q son promovidas a mejores puestos descaradamente, y esos examenes q hacen son pura burla, desgraciadamente en este mexico, no importa q tan prepardo estes, nicuanto.sepas, lo importante es tener. alguna palanca, donde se supone q debe existir justicia no la hay q ironico

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: