Arnoldo Cuellar

Los cien días de Márquez

In Botepronto, Zona Franca on enero 7, 2013 at 4:14 am

En estos primeros días de enero se acaban de cumplir los cien días emblemáticos del inicio del nuevo gobierno estatal de Guanajuato. ¿Qué puede observarse en este trayecto, si bien corto, ya suficiente para un primer diagnóstico? Veamos.

Lo primero que queda claro es que el gobernador Miguel Márquez no parece tener prisa. Cuando un gobierno se encuentra urgido de crear nuevas condiciones, bien de gobernabilidad o bien de imagen, sus primeras semanas suelen ser decisivas y son empleadas para mandar señales sobre lo que debe esperarse en el futuro inmediato.

Además, el periodo de gracia que recibe de la opinión pública todo gobierno que empieza puede ser ampliado cuando se siembran las expectativas adecuadas. Si bien en los primeros meses de una administración es complicado presentar resultados, si se puede mostrar el arranque de planteamientos que llevan en su instrumentación promesas para el futuro.

Hasta ahora, en el caso de Márquez los ofrecimientos son muy puntuales y aún insuficientes: la creación de dos institutos que atienden a comunidades hasta ahora marginales en la realidad política del estado: los migrantes y los discapacitados. No parece mal, sin embargo, son iniciativas que se quedan cortas.

En el caso de los migrantes se hizo un lío la integración del consejo que preside el nuevo instituto, dejando a varios inconformes entre los líderes de las comunidades guanajuatenses en los Estados Unidos. Además, no se ha designado a quien será el operador de esa política, el director del instituto que luego de estos cien días sólo funciona en el papel.

Mientras que en el tema de los guanajuatenses con capacidades diferentes, todo está por verse. Tanto las promesas de incorporarlos a la administración pública, donde no se han visto más que casos aislados, como el funcionamiento del propio instituto que, para impactar, debe ir más allá de la función asistencial que hasta ahora desarrolló el DIF.

No se explica, por ejemplo, que Márquez no haya tenido un pronunciamiento en torno al caso de las mujeres, donde las políticas públicas fueron francamente inexistentes en el gobierno de su antecesor, Juan Manuel Oliva, sin que se note hasta ahora un cambio de discurso.

La designación de la empresaria panista Adriana Rodríguez Vizcarra al frente del IMUG no parece nada más que el pago de una cuota partidista, pues la nueva titular no tiene mayores antecedentes en el trabajo de género que su paso por la asociación de mujeres jefas de empresa, AMJE, un espacio más gremial que reivindicativo.

El gran tema de los tres meses que van del nuevo sexenio ha sido el de la seguridad pública, con el ya famoso proyecto Escudo, consistente en la adquisición de tecnología de vigilancia, en forma masiva, para incrementar las capacidades de rastreo y prevención de las corporaciones estatales y municipales.

Miguel Márquez se ha empleado a fondo, primero en la búsqueda de los consensos y, después, en la obtención de los recursos, para hacer una de las mayores contrataciones de servicios destinados a una política especifica en la historia de Guanajuato.

Se notan, sin embargo, inconsistencias y ambigüedades en el trabajo de equipo del gabinete marquista, que ya tuvieron su primera consecuencia en los cuestionamientos de que ha sido objeto la reserva de información con la que se presentó inicialmente la contratación de la empresa que proveerá la tecnología de Escudo.

Por angas o mangas, este y otros temas como el del viaje a los Estados Unidos para entrevistarse con Janet Napolitano, han dejado mal parada a la principal bandera usada por el nuevo gobernador en sus primeros posicionamientos: la de la transparencia, que siempre es más fácil de emplear como crítica a los otros que como virtud de un gobierno en funciones.

Aunque se hubiese podido pensar que una de las mayores debilidades que afectarían el inicio del nuevo gobierno seria la falta de experiencia política de muchos de sus integrantes, de hecho eso no ha significado ningún tropiezo.

La muestra se observa en la aprobación por unanimidad de los temas fiscales de fin de año en el Congreso del Estado. Aunque también puede ser que a la inexperiencia de los operadores marquistas la haya salvado la inconsistencia de la oposición priista, carente de cabezas visibles y mucho más disminuida, de forma paradójica, ahora que cuenta con más curules en el Congreso local.

Los devaneos que muestran muchas de las líneas de acción del quinto gobierno panista en la historia de Guanajuato se hacen evidentes en el asunto de los trenes.

Mientras que en campaña Miguel Márquez fue enfático en declarar la muerte del tren interurbano impulsado por todos sus antecesores, ahora lo revive una vez que el presidente Enrique Peña Nieto hizo de la rehabilitación ferroviaria una bandera de su administración.

Allí es donde quizá se encuentre uno de los mayores problemas para encontrar la esencia del gobierno que quiere proponer Márquez a Guanajuato: en la falta de un plan propio, en la dependencia de las circunstancias.

Por otra parte, no sería la primera vez que ocurre. Sin embargo, para afrontar el reto de ser una administración que vuelve a tener el sello de oposición a nivel nacional y que puede ver el surgimiento de insurgencias opositoras internas, sobre todo proveniente de liderazgos como el que representa la alcaldesa priista de León, Bárbara Botello, Miguel Márquez tiene que precisar con nitidez sus objetivos y sus aspiraciones.

Ya lo hizo, por ejemplo, en el logro de un presupuesto federal histórico para Guanajuato, donde logró sumar a legisladores de todos los partidos a la causa de la entidad. Márquez, a diferencia de Oliva no quiere usar el partidismo para gobernar, lo que puede ser una de sus ventajas como mandatario auque le cree problemas a su partido.

El estilo personal de gobernar ya se nota y puede ser positivo para la política estatal si no se limita a la bonhomía y la sencillez, sino que también se define por la búsqueda de resultados. De todas maneras, lo principal está por venir.

arnoldocuellar@zonafranca.mx

www.zonafranca.mx

http://arnoldocuellar.com

@arnoldocuellaro

A %d blogueros les gusta esto: