Arnoldo Cuellar

López Gómez: funcionario todo terreno

In Botepronto, Zona Franca on noviembre 8, 2012 at 3:13 am

Han crecido juntos, de allí el apego. Felipe de Jesús López Gómez y Héctor López Santillana se vincularon como funcionarios públicos desde la alcaldía de Léon a principios de la década pasada. Fue el inicio de una buena amistad.

Quizá por eso el repetidor secretario de Desarrollo Económico nunca ha desprotegido a  su compañero de andanzas.

Con más antiguedad en el servicio público, López Gómez, quien se desempeñó en la procuración de justicia cuando López Santillana aún se encontraba en el sector privado, terminó siendo el subordinado en los últimos años, pero no por ello podrá quejarse.

Rescatado del naufragio tras ser separado de la subsecretaría de Seguridad, para sobrevivir en una cómoda asesoría del entonces secretario de Gobierno, a López Gómez le vino un nuevo momento de gloria al arribar a la coordinación de políticas públicas durante el breve interinato de López Santillana como gobernador.

Ahora la aventura prosigue. Al regresar de la gubernatura a la secretaría de Desarrollo Económico, Héctor López no desprotegió a su viejo camarada y lo designó en una subsecretaría, ni más ni menos la de Formación Laboral, dedicada a fomentar la capacitación en la planta fabril de Guanajuato.

Desde luego, debe decirse que nada en la experiencia previa de López Gómez lo perfila para un cargo con esas características, menos en una etapa de intensa industrialización como la que vive Guanajuato.

Aunque se trata de un hombre de recursos y sin duda aprenderá, se llevará su tiempo.

En contrapartida, en la reciente limpia de funcionarios asociada al cambio de gobierno, se fueron a la calle numerosos cuadros, con pleno dominio de sus áreas. Son gajes del oficio de servidor público.

A fnal de cuentas, al igual que en el gobierno de Oliva, con los panistas; o en el de Romero Hicks, con los universitarios, en el nuevo gobienro persisten los casos donde se privilegian otras cosas antes que los perfiles: en este caso el cuatachismo.

A %d blogueros les gusta esto: