Arnoldo Cuellar

La crisis municipal

In Botepronto, Zona Franca on octubre 30, 2012 at 3:32 am

Todos los partidos se están acusando entre sí: a causa de la alta incidencia de alternancia en los municipios, la mayoría de las nuevas administraciones sucedieron a otra de distinto signo político y todas coinciden en un punto: las arcas municipales se encuentran vacías y pletóricas de compromisos.

Parece que de nada ha servido que cada tres años desde la secretaría de Gobierno estatal se organizen cursos de inducción que pretenden profesionalizar a los ediles. Cuando se van todos emplean la lógica del año de Hidalgo y, por supuesto, no hay quien deje algo.

Voracidad y agandalle; patrimonialismo, que es la actitud que emplea como propios los bienes públicos; prepotencia y falta de cultura cívica, todos esos antivalores son compartidos por los políticos de uno y otro signo. Por si algo faltara, la mayor parte de esos funcionarios derrochadores se han ido cobrando un pago de marcha por demás generoso.

Este martes, los nuevos alcaldes se reunirán con el gobernador Miguel Márquez. Lo que debería ser una junta de coordinación y familiarización, muy probablemente se convertirá en el muro de las lamentaciones. Lo peor vendrá cuando se enteren que el gobierno estatal muy poco puede hacer por ellos, pues anda más o menos en las mismas.

Los municipios saldrán de sus crisis con mayores o menores afectaciones. No pasará de que retrasen pagos a sus proveedores, se endeuden usando como aval sus futuras participaciones y pospongan algunas urgencias para perjucio de los servicios municipales.

Sin embargo, lo verdaderamente impactante es que a la vuelta de tres años, esos que hoy se quejan harán lo mismo en su momento. Bajo el argumento de que “si a nosotros nos lo aplicaron, que se jodan los que vienen”, todas sus protestas de estos días se convertirán en oídos sordos y de víctimas pasarán a victimarios.

Esa es la cultura política que hemos construido tras dos décadas de alternancia en el escenario local. Nada para echar las campanas a vuelo, por cierto.

A %d blogueros les gusta esto: