Arnoldo Cuellar

Las elecciones de Bárbara Botello

In Botepronto, Zona Franca on octubre 26, 2012 at 3:15 am

No cabe duda de que la alcaldesa priista de León, la combativa Bárbara Botello, está recibiendo una asesoría inteligente para transitar el primer tramo de su administración.

El coaching del que está echando mano la nueva estrella rutilante del PRI en el centro del país se nota en aspectos como las herencias que ha decidido reciclar del panismo que la antecedió en el poder y las que optó por rechazar.

Por ejemplo, Botello tomó la decisión de entregar la policía de León, sin duda una papa caliente, a dos funcionarios que vienen de colaborar con administraciones del PAN.

Es el caso del general Miguel Pizarro Arzate, ex secretario de seguridad en el gobierno del Estado durante la administración de Juan Manuel Oliva y en el interinato de Héctor López Santillana, nombrado secretario de seguridad del municipio.

Y el tema se repite con la designación, hasta ahora en suspenso por razones de procedimiento, de Francisco López para la dirección de la policía, quien ocupó el cargo de jefe de la entonces policía judicial en el gobierno estatal de Carlos Medina Plascencia.

¿Porqué Bárbara Botello y su equipo, donde se encuentra un político tan experimentado como el secretario del ayuntamiento Martín Ortiz, deciden entregar un área básica del manejo del poder a nivel municipal, como la policía, a funcionarios ajenos al equipo?

No hay que ir demasiado lejos por la explicación. Se trata de dos funcionarios que tienen el carácter de fusibles que, en caso de fallar, podrán liberar del desprestigio a la administración priista, gracias precisamente a su origen vinculado a gobiernos panistas.

En el camino, la nueva administración tendrá oportunidad de aprender y de paliar los peores momentos, que son los del arranque, teniendo dos cabezas de turco a las cuales responsabilizar de los errores iniciales.

En cambio, la abogada Botello ha rechazado de entrada la continuidad, bajo el esquema de recortar un apoyo financiero, del Observatorio Ciudadano de León, una instancia impulsada por el ex gobernador Carlos Medina Plascencia, con la participación de acreditados profesionistas de la comunidad leonesa, como Ana Coco Carpio.

El Observatorio Ciudadano fue aceptado por el alcalde Ricardo Sheffield corriéndose un riesgo y aceptando las consecuencias, así haya sido a regañadientes, de tener una medición y una calificación de las distintas áreas de la administración, realizada de forma independiente.

La idea, para madurar, requeriría transitar a la siguiente administración y el hecho de que se haya vivido un relevo de partidos lo hacía aún más interesante. Se antojaba como un gran mensaje de madurez política de la nueva gestión municipal priista el haberle dado continuidad al trabajo con el Observatorio.

Parece que no será así, por lo menos de acuerdo a las primeras señales de Bárbara Botello, quien para no confrontarse salió del paso por la tangente pidiendo al organismo que lograra su propio financiamiento y dando a entender que no continuará el apoyo, nada oneroso por cierto, de dos millones de pesos anuales.

Aquí tampoco debemos batallar mucho por la lectura. Es muy probable que la nueva administración no quiera arriesgarse a recibir calificaciones negativas, o incluso mostrar retrocesos con respecto al gobierno sheffielista, algo que no resulta remoto ante la natural curva de aprendizaje de los nuevos funcionarios.

Así, mientras en el caso de la policía la cesión de un tramo de control a funcionarios ajenos al equipo barbarista significa un seguro de vida provisional; el rechazo a la continuidad en el caso del Observatorio Ciudadano significa ahorrarse dolores de cabeza en el debate público.

La conclusión cae por su propio peso: una de las prioridades del nuevo gobierno priista de León es la de ganar la batalla de la opinión pública, algo que se antoja elemental y estratégico al mismo tiempo. Saben, seguramente, que de eso dependerán muchas otras cosas.

arnoldocuellar@zonafranca.mx

www.zonafranca.mx

@Arnoldo60

A %d blogueros les gusta esto: