Arnoldo Cuellar

ISSEG o las excepciones de la política anticorrupción

In Botepronto, Zona Franca on septiembre 29, 2012 at 10:19 am

El periodo de inestabilidad y recomposición que sigue a cualquier cambio de gobierno se presta para todo, hasta para que en los cambios, tan anunciados, los políticos que arriban le den a la opinión pública gato por liebre.

Es el caso del Instituto de Seguridad Social del Estado de Guanajuato, donde la trumática petición de renuncias a los cuatro subdirectores generales del organismo parece que quedará solamente en agua de borrajas.

Uno de los cuatro cesados, ya que se les pidió la renuncia sin opciones, aparentemente ya no regresó: se trata de Julio Torres, responsable de Unidades de Negocio.

En cambio, dos más siguen allí, se dice que a la espera de un trámite de jubilación, es decir, se irán, pero por las buenas: Luz María López Navarrete, responsable de Administración y Finanzas; y Luis Gamba, el titular de prestaciones.

Pero lo más interesante viene en la cuarta de las subdirecciones, la que ocupó, con intermitencias electorales, el panista ultraolivista Mario Barrientos, un funcionario incrustado allí sin experiencia previa, sólo por sus relaciones con el hoy innombrable ex gobernador.

Barrientos, subdirector general de Planeación, es el responsable del gigantesco fracaso del nuevo Centro de Distribución, que significó la erogación de más de 200 millones de pesos y lo único que ha hecho es aumentar el desabasto de las farmacias; así como de la compra de un costoso software para el manejo de inventarios, llamado Pharmacy, que ya mostró ampliamente su inoperancia.

Sin embargo, con toda la concha del mundo, quien tambien fuera el delegado especial del PAN para Celaya, sigue despachando como si nada y ya fue presentado al nuevo director del ISSEG, Héctor Salgado Banda.

La permanencia de Barrientos en el ISSEG, quien se ostenta como uno de los constructores de la candidatura de Miguel Márquez desde hace años, vendría a mostrar las limitaciones de una política anticorrupción a la que, como le ocurre a los políticos de todos los signos, se le dan muy bien las excepciones cuando se trata de los cuates.

  1. Julio Torres deberia de regresar… pero TODO LO QUE SE ROBO!!!! Es un insulto que le permitan irse sin rendir cuentas de todo el mugrero que hizo dentro del ISSEG, y Mario Barrientos… hay que regalarle un diccionario para que conozca la palabra VERGÜENZA!!!!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: