Arnoldo Cuellar

UG: primeras bajas

In Botepronto, Zona Franca on mayo 22, 2012 at 4:33 am

El ambiente que se respira en los campus de la Universidad de Guanajuato en estos días no parece el más propicio para la reposada vida académica. La selección de los nuevos rectores de campus se ha convertido en una lucha fratricida, por parte de los actuales titulares, quienes han decidido postularse a la reelección.

O habían decidido, porqué la unanimidad de ambiciones se vio rota este lunes en el campus Celaya-Salvatierra, donde se registró la intempestiva renuncia del rector Juan Miguel Ramírez Sánchez, quien a medio proceso dejó el cargo administrativo, la candidatura que había sido el primero en anunciar y hasta su plaza de profesor.

La noticia sacudió a toda la Colmena que de por sí es un hervidero de rumores en estos días, pues no abonan a la tranquilidad las decisiones de las comisiones especiales para la elección de rectores de campus, que han sacado la navaja para rasurar candidaturas con muy pobres argumentos.

La salida de Ramírez Sánchez, haya sido por las causas de salud que adujo o cualesquiera otras, le significa un respiro a la rectoría general de José Manuel Cabrera Sixto, al permitirle reencauzar el proceso en ese campus y evitar por lo menos una de las cuatro pretendidas reelecciones, lo que sería desastroso para él y, en algunos casos, para los propios campus.

Mientras, así avanzan los rectores de campus: Luis Felipe Guerrero Agripino eliminó a Martín Pantoja, a través de su mayoría en la comisión, donde controla a cuatro de siete miembros, argumentando su “falta de perfil”; en tanto que José Luis Lucio Martínez, del campus León, también bajó desde la comisión al doctor Alejandro Macías, un facultativo de prestigio que desempeñó altos cargos en la secretaría de Salud a nivel federal, por su “desconocimiento de la realidad del campus”.

Seguramente el celayense Ramírez Sánchez ya se disponía a seguir ese ejemplo para despejarse el camino, cuando llegó la inesperada “renuncia”.

Digamos que si fuera partido de futbol el marcador iría así: rectoría general, uno; alianza de rectores de campo, dos. Y esto cuando apenas vamos en el medio tiempo, por lo que, sin duda, lo que falta será emocionante.

A %d blogueros les gusta esto: