Arnoldo Cuellar

Peña Nieto y el expediente León

In Botepronto, Zona Franca on mayo 3, 2012 at 4:20 am

El candidato presidencial priista y puntero de las encuestas nacionales, Enrique Peña Nieto, estará en León tres días después de que arrancaron las campañas por la alcaldía para un evento que se antoja meramente escenográfico: la celebración de los obreros de la construcción en el día de la Santa Cruz.

Pudo haber sido cualquier otra ciudad del país, pero se escogió León. Desde allí, el abanderado tricolor lanzará un mensaje a todo el país, seguramente relacionado con su programa de obra pública e infraestructura, quizá también con el tema de la política de vivienda.

Adicionalmente a la selección de la mayor urbe guanajuatense como set, Peña Nieto viene a dar otro mensaje: Bárbara Botello tendrá su apoyo para tratar de lograr lo que todavía hoy se antoja como una hazaña complicada: la recuperación para los colores priistas de la que se ha caracterizado como la ciudad más panista del país en el último cuarto de siglo.

Los únicos candidatos que estarán presentes en el mitin, además de Peña Nieto, serán Juan Ignacio Torres Landa y Bárbara Botello. Nada hay que agregar.

Antes de dejar el territorio guanajuatense, el priista hará una escala para dar una entrevista exclusiva en las oficinas del periódico A. M. Allí quedará amarrado el mensaje central de la visita: el PRI nacional y su candidato han colocado a la ciudad de León en la lista de trofeos que quieren adjudicarse el próximo primero de julio.

Es la segunda llamada. La primera fue hace una semana: la invitación del líder del Consejo Coordinador Empresarial de León, José Abugaber Andonie, a un evento de corte empresarial, para después exhibirlo casi como una cooptación.

La línea táctica parece encaminada no sólo a provocar ruido entre el panismo de Guanajuato, sino también a poner nervioso a Juan Manuel Oliva, el operador electoral de Josefina Vázquez Mota, por si le hiciera falta.

Eso  es lo que se llama, con toda propiedad, poner una pica en Flandes. Que lo entienda quien tenga que entenderlo.

A %d blogueros les gusta esto: