Arnoldo Cuellar

Religión y fueros, polémica insustancial

In Botepronto, Zona Franca on mayo 1, 2012 at 4:38 am

¿De qué le sirve a Guanajuato saber qué tan religioso es uno de sus candidatos a gobernador? Prácticamente de nada, sobre todo si se tiene en cuenta que la población de este país ha aprendido en su historia a separar los campos de la religión y la política, que han costado confrontaciones sangrientas cuando se han mezclado.

Hoy, el tema de las campañas es el fervor que muestra Miguel Márquez para mostrar su fe católica.

El saludo papal, que se conoció por causas ajenas al candidato, puede ser un hecho que pertenezca el ámbito de lo privado. Allí lo que habría que preguntar es si el encuentro a solas de su familia con el Pontífice hubiera sido posible si se tratara de un ciudadano común, y no del candidato del partido oficial.

Lo que sí cae enteramente en el espacio de decisiones del panista es la cabalgata a Cristo Rey enarbolando imágenes religiosas, al mejor estilo cristero, ahora de moda por la película que enaltece esa gesta del catolicismo mexicano de la primera mitad del siglo XX.

Si se trataba de una cabalgata charra hubiera sido realmente sencillo negociar la utilización de los símbolos a desplegar. No fue así, todo indica que el ex seminarista y veterano lector de la Biblia que es Miguel Márquez no sólo no quiere negar la cruz de su parroquia, sino que busca ostentarla.

Ya la oposición priista ha entrado al debate y convertido el tema en polémica de campaña. Lo hizo a través de otro político cercano a las instituciones eclesiales: Jorge Videgaray, el coordinador de la campaña de Juan Ignacio Torres Landa, quien no se tentó el corazón para llamar “fariseo” a su adversario, en la arraigada tradición de las disputas religiosas.

El pretexto parece útil para subir de tono unas contiendas más bien aburridas. Sin embargo subsiste una inquietud: ¿y los temas sustanciales, para cuándo?

A %d blogueros les gusta esto: