Arnoldo Cuellar

PRI: el chip de la derrota

In Sin categoría on abril 12, 2012 at 4:42 am

Quizá donde más se aprecia lo difícil que será la campaña que se encuentra a punto de emprender el priista Juan Ignacio Torres Landa, es en la actitud de algunos de sus correligionarios más notables, quienes buscan asegurarse a toda prisa cabezas de playa que les permitan sobrevivir aún en caso de un naufragio electoral.

Esa actitud ha sido conceptualizada por los propios priistas como el chip de la derrota que ha lastrado al PRI por más de 20 años, lo ha constituido como una clase política acomodaticia, servil frente al PAN y con una ambición que, por limitada, termina por ser profundamente ilegítima.

Las duras y arrogantes actitudes de los precandidatos a la gubernatura, hace pocas semanas, han dado paso a sonrientes ocupaciones de candidaturas seguras: tres de los que se mencionaron como aspirantes ya son ocupantes firmes de poltronas en San Lázaro y la nueva sede del Senado. Para ellos, la suerte del candidato a gobernador parece un asunto secundario.

Sin embargo, quien se lleva las palmas en materia de desdén hacia el proyecto en el que Juan Ignacio Torres Landa empeña el capital político de una vida, es a no dudarlo la candidata a la alcaldía de León, la impredecible Bárbara Botello.

Luego de dejar a un lado la candidatura al senado en segunda posición, que corre el mismo destino que el aspirante al gobierno, dándose un lujo que pocos han tenido, ahora ha combatido con tenacidad digna de mejor causa la intención de Torres Landa de integrar una planilla de regidores que equilibre a las distintas expresiones políticas en León.

Se asegura, lo que no sería de extrañar, que Botello ha amenazado incluso con renunciar a la candidatura si no se le permite disponer a su arbitrio de las primeras tres posiciones de regidores, los cuales arribarán al próximo cabildo con certeza.

Lo notable es que las amenazas han hecho ceder a un Torres Landa que no parece estar preparado para afrontar la anarquía y los protagonismos del partido con el que vino a encontrarse tras doce años de distanciamiento.

El aseguramiento de las primeras posiciones en la planilla edilicia, al igual que la declinación de la candidatura al senado, mandan una única señal: conservar espacios cuando se produzca la derrota, incluso la de la propia Bárbara Botello, de manera que se pueda mantener vigencia política y capacidad de negociación, en todos los sentidos, frente a los gobiernos panistas.

Es la misma historia de estos 20 años y en la que la candidata de la coalición Verde – PRI se volvió una hábil protagonista desde hace un sexenio.

En esas condiciones, si la candidatura de Juan Ignacio Torres Landa logra crecer, algo factible de ocurrir, y poner en aprietos el triunfalismo panista, nada le deberá a sus camaradas de armas, muchos de los cuales sólo ven en el primero de julio el cumplimento de un trámite engorroso, necesario para seguir manteniendo esas pequeñas canonjías que no por ello son menos provechosas.

arnoldocuellar@zonafranca.mx

http://www.zonafranca.mx

@Arnoldo60

  1. CLARAMENTE SE ESTA VIENDO LO “VERDE” DE JUANI, NO SOLO EN ESTE CASO… EN MUCHOS ASUNTOS Y MUNICIPIOS

    • no es “verdura” son 12 ańos alejado de la politica en guanajuato.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: