Arnoldo Cuellar

En riesgo 300 millones del ISSEG, invertidos por Miguel Salim en bono de deuda de banco francés

In Reportaje on enero 23, 2012 at 5:00 am

*Adquiere ex director papel de deuda de Societe Generale por cinco años

*La calificación de ese banco ha bajado en los últimos meses, ya hay daño

Guanajuato, Gto.- El fondo de pensiones de la burocracia de Guanajuato está expuesto a un quebranto por la inversión de trescientos millones de pesos en papel de deuda de un banco francés en la bolsa Euronext de Ámsterdam, ocurrida al arranque de la administración de Miguel Ángel Salim Alle al frente del ISSEG.

El Instituto de Seguridad Social de Guanajuato, donde se manejan las pensiones de los trabajadores del Estado, adquirió un bono de deuda del banco francés Societe Generale Acceptance N. V.,  en diciembre del 2009, por trescientos millones de pesos, con vencimiento hasta cinco años después. El monto representó un seis por ciento de sus reservas líquidas de cinco mil millones de pesos, en ese momento.

De acuerdo a información extraoficial en casas de bolsa, el precio informativo del bono adquirido se encuentra actualmente en un 86 por ciento de su valor nominal, con lo que ya acumula una pérdida del 14 por ciento.

El instrumento financiero en el que se colocaron los 300 millones de pesos cotiza en Euronext N. V., la bolsa de valores paneuropea con sede en Ámsterdam. Está registrado en la Bolsa Mexicana de Valores, donde se identifica con el código ISIN XS0468515019, en el listado de deuda de emisores extranjeros, con vigencia a partir del 2 de diciembre de 2009 y con vencimiento al 2 de diciembre de 2014.

La oferta fue lanzada el 30 de noviembre de 2009 en divisa mexicana, de acuerdo a la ficha técnica del bono localizada en la página oficial www.euronext.com. La totalidad de la emisión de papel fue comprada por un solo cliente el 2 de diciembre de 2009, dos días después de haber salido a cotización: el Instituto de Seguridad Social de Guanajuato. Un experto calificó esta operación de “traje hecho a la medida”.

La situación ha generado ya reacciones del sindicato de maestros de la Universidad de Guanajuato, quienes cotizan en ese fondo, así como el ofrecimiento del Secretario de Finanzas del estado y presidente del Consejo del ISSEG, Gustavo González, de aclarar el hecho a fondo.

Enterado de esta investigación, Miguel Ángel Salim Alle buscó a este reportero para asegurar que el bono no tiene riesgos, pues está garantizado por el propio banco que lo emite. “Para que quiebre ese banco, necesita quebrar Francia”, aseveró. Sin embargo no aclaró porque se tomó esa decisión en un momento delicado de la economía europea.

De acuerdo a expertos consultados, que pidieron reservar su nombre, la operación violenta el artículo 74 de la Ley del ISSEG que establece en su fracción primera: “la inversión debe hacerse en las mejores condiciones de seguridad, rendimiento y liquidez…” En tanto que la fracción quinta del mismo artículo precisa: “El instituto en ningún caso realizará inversiones financieras especulativas de alto riesgo.”

Para Carmen Cano Canchola, la dirigente del sindicato académico de la Universidad de Guanajuato que cotiza en ISSEG, quizá el fondo de pensiones más solventes del país, los 300 millones de pesos empleados por la administración de Salim para jugar en bolsa en Ámsterdam, representan una inversión de alto riesgo.

Salim es actualmente precandidato del PAN a la alcaldía de León, intento que realiza por segunda ocasión. En 2009, tras ser derrotado por Ricardo Sheffield, actual alcalde de León, fue designado director del ISSEG, cargo que ocupó hasta diciembre de 2011.

La decisión de invertir en el bono cuestionado fue tomada por Salim Alle cuando apenas cumplía seis meses al frente del ISSEG. La operación se realizó a través de un corredor profesional, Juan Antonio García Ramírez, quien fue directivo del equipo de futbol Los Dorados de Culiacán.

Tras la operación, el corredor García Ramírez, quien también  es vocal ejecutivo del Consejo del Forum Cultural Guanajuato, fue contratado para una asesoría permanente por Salim, con un sueldo de 17 mil pesos mensuales, la cual concluyó en diciembre pasado, al darse cambios en la titularidad del organismo.

El bono, registrado en las Antillas Neerlandesas, un país que ha sido clasificado como paraíso fiscal  por las autoridades hacendarias de México, fue comprado justo cuando empezaba a tambalearse la economía europea, un año después de que reventara la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos.

Si se toma en cuenta la baja en las calificaciones que ha recibido Francia como país y sus instituciones financieras en lo particular, puede considerarse  que una parte significativa del patrimonio para el pago del retiro de los trabajadores del gobierno estatal, de varios municipios y de instituciones como la Universidad de Guanajuato, fue puesto en un severo riesgo.

A %d blogueros les gusta esto: