arnoldocuellar

Ricardo Sheffield: el declive

In Análisis Político on septiembre 7, 2011 at 4:03 am

En el que debería ser, de acuerdo al plan maestro previsto, el momento culminante de su administración, el alcalde del mayor municipio del estado, Ricardo Sheffield Padilla ha comenzado un punto de inflexión a la baja.

Visto con sospecha por sus compañeros del Pacto de la Loma, que lo vieron abandonar el barco antes de tiempo; constituido en una amenaza para la candidatura de Mayra Enríquez, quien pactó con él la reciprocidad del apoyo recibido en 2009 para una respuesta igual en 2012; opacado en el respaldo a Josefina Vázquez Mota por presencias como las de Carlos Medina y Fernando Torres; con la administración afectada por el desorden y serias fracturas internas, Sheffield llega a un punto muerto en su carrera política.

Por si algo faltara, la administración que concluirá en octubre del 2012, aún no se sabe con quién al frente ante el inminente abandono de quien fue electo en julio del 2009 por tres años al frente de la comuna, dejará una deuda histórica para el erario municipal que podría complicarse de confirmarse una debacle en el escenario económico en el futuro inmediato.

Pero más aún. Ese endeudamiento, por 800 millones de pesos, no se ha reflejado en la obra transformadora que ofreció el primer edil leonés. El circuito Bicentenario quedará apenas en un par de pasos a desnivel, del que probablemente sólo se concluya uno antes de que Ricardo Sheffield pida licencia.

Sin duda ha existido obra, pero no más allá de la que han realizado otras administraciones, con mucho menores pretensiones y sin necesidad de lastrar el futuro del municipio.

No paran ahí las cosas. Las andanzas de Ricardo Sheffield en la política preelectoral, primero con el show rodante de la Loma, ahora con la precandidatura al senado y también con la precampaña presidencial, parecen haber tenido al alcalde lo suficientemente distraído como para no observar los problemas en su administración.

Muchos de esos conflictos harán crisis ahora que inicie el rosario de licencias de funcionarios que buscarán cargos de elección popular en las próximas contiendas, incluyendo al propio munícipe y a la número dos del ayuntamiento, la secretaria Mayra Enríquez.

Y las complicaciones pueden venir por partida doble: no sólo la administración municipal pudiera entrar en una pronunciada barrena, sino que la propia campaña de Sheffield por el senado puede convertirse en una cruzada hacia el fracaso.

En primero lugar, la presencia del alcalde con licencia dentro del cuartel de la precampaña josefinista en Guanajuato se verá completamente diluido ante la autoridad moral de un ex gobernador, como Carlos Medina Plascencia; tampoco se puede arrendar las ganancias a Sheffield, un operador político de alcance local, ante la más que probada vigencia estatal de Fernando Torres Graciano.

Ya en la competencia directa por el senado, Sheffield probablemente tenga que bregar por el segundo lugar ante competidores como Juan Carlos Romero Hicks que, con todo y la falta de capital político propio, sigue siendo un ex gobernador bien visto entre los panistas de a pie. Más difícil será si a la contienda se presenta la esposa del gobernador, Martha Martínez, con un trabajo intenso desde el DIF los últimos cinco años, además de su larga militancia panista.

Sheffield podría irse a la contienda y regresar, sin nada en las manos, a un municipio soliviantado por la falta de capacidad de sus encargados de despacho, además de la agudización de inercias que ya se ven desde ahora en el municipio.

Y si a todo esto se le agrega la mala costumbre de Ricardo Sheffield de decir mentiras que nadie le cree, como la de negar la amistad de Pablo Moreno Aiza, el accionista del Casino Grand con el que el alcalde no sólo confraternizaba, sino incluso hacía viajes al extranjero, el panorama tiende a complicarse, pues la credibilidad será un criterio importante a tomar en cuenta en los próximos comicios.

En los próximos días sabremos que tan capaz es Ricardo Sheffield de reconstruirse a partir de una crisis, dependiendo de lo que suceda en la investigación sobre las presuntas irregularidades en la Dirección de Desarrollo Urbano a raíz de la expedición de la licencia al casino Grand.

Si resulta que con tal de salvarse y controlar el daño, el alcalde sacrifica a una funcionaria que tiene imagen de probidad y eficiencia, como Georgina Morfín, quien seguramente sólo cumplió ordenes en el caso del permiso al casino, el escándalo seguramente arreciará. Habrá que estar atentos, después de todo, es la mayor ciudad del estado y lo que ocurra aquí, repercutirá en muchos otros ámbitos.

Botepronto

El despido del director regional de Aserca, Jorge Félix Aizcorbe, a fines de la semana pasada, no es sino la punta de una madeja que amenaza con traer muchas sorpresas en el oscuro caso de los fraudes realizados a campesinos guanajuatenses con la complicidad de instancias oficiales, estatales y federales.

Enviada personalmente por el director general de Aserca, Manuel Martínez de Leo, la directora jurídica de la institución, María Elena Ceballos, está encabezando los trabajos de auditoría que empiezan a arrojar resultados.

Uno de ellos, por demás interesante y que podría derivar en una denuncia penal, es la aparición de la cónyuge de Félix Aizcorbe, de nombre Soledad León Frías, como integrante de la asociación de producción rural Ojuelos, en la que otro de los asociados es Juan Pedro Valdez, una de las manos derechas del desparecido J. Dolores Camacho, el responsable del quebranto a Iagrocen, que provocó pérdidas a los agricultores del centro del estado por 300 millones de pesos.

La auditoría de Aserca, está si de a de veras y no como la que le practicó el secretario estatal José María Anaya a Iagrocen, puede convertirse en una verdadera caja de sorpresas en este otoño.

arnoldocuellar@zonafranca.mx

www.zonafranca.mx

http://arnoldocuellar.com

A %d blogueros les gusta esto: