Arnoldo Cuellar

Duelo al Sol

In Análisis Político, Zona Franca on julio 29, 2011 at 4:46 am

Todo parece indicar que las pugnas entre las diversas corrientes panistas no sólo no remitirán, sino que se agravarán.

Hoy puede verse como un ejercicio de civilidad, no obstante el cúmulo de vanidades que se encontraban involucradas, al realizado por el Pacto de la Loma, derivado del cual se designó al doctor José Ángel Córdova como precandidato de las diversas corrientes disidentes del PAN en Guanajuato.

En cambio, el más o menos homogéneo oficialismo no para de dar la nota con las crecientes discordias entre Juan Manuel Oliva y un grupo de liderazgos locales y estatales encabezados por el ex dirigente panista Fernando Torres Graciano.

Este grupo, como lo hemos reseñado ampliamente, se rebeló ante Oliva a raíz de su instrucción para impulsar a la diputada federal Alejandra Reynoso como sucesora de Torres Graciano, cuando este ya había caminado un buen trecho construyendo la candidatura del legislador local Gerardo Trujillo, a quien Oliva no había visto mal en un principio.

Al ganar el consejo político de forma abrumadora, los rebelados abrieron una herida que aún no acaba de cerrar y que está empezando a producir reacciones purulentas en la otrora firme relación entre el gobernador y sus principales operadores políticos.

Como producto de la tensa situación que se vive al interior del oficialismo panista, escindido en dos facciones invadidas por el encono malsano de los pleitos de familia, Juan Manuel Oliva ha tendido puentes hacia personajes con los que nunca se le hubiera podido identificar como cómplice político.

Mayra Enríquez, la secretaria del ayuntamiento de León, ha sido una de las beneficiadas del enojo del mandatario en su búsqueda de la candidatura por la alcaldía de León, debido a que Oliva identifica como uno de los artífices de la traición que lo llevó a perder la elección interna a Miguel Ángel Salim Alle.

En el acercamiento con Mayra mucho ha tenido que ver el secretario particular Román Cifuentes, cuñado de la funcionaria leonesa y quizá el mayor responsable del choque entre su jefe y el torresgracianismo.

Otra de las consecuencias de la confrontación que se vive en el gobierno panista es la pérdida de poder del ex alcalde leonés y ahora secretario de la Gestión Pública, Luis Ernesto Ayala, quien hasta antes del conflicto tenía en capilla a por lo menos dos secretarios de estado, Genaro Carreño y José María Anaya, a grado tal que había amenazado en su circulo interno con renunciar escandalosamente si se le impedía proceder contra ellos.

El activismo de los dos secretarios señalados a favor de Alejandra Reynoso les otorgó un manto provisional de impunidad. Pero, adicionalmente, la posibilidad manifiesta de que Oliva designase a Román Cifuentes como titular de la Gestión Pública en una eventual renuncia de Ayala, paró en seco los berrinches del ex alcalde leonés.

Cifuentes, un burócrata con vocación policiaca podría convertirse en una verdadera espada de Damocles sobre funcionarios como Miguel Salim en el ISSEG, vulnerando no sólo su proyecto político inmediato, sino a la totalidad del grupo en torno a Ayala, incluyendo al secretario de Gobierno Héctor López Santillana.

Estas contradicciones, que habían quedado encapsuladas en las primeras semanas de julio, en parte a causa de las vacaciones de Oliva y en parte por el bajo perfil adoptado por Torres Graciano, regresarán con bríos renovados junto con el reinicio de la actividad política.

Oliva volvió al activismo nacional y local, respaldando a Ernesto Cordero junto con sus colegas gobernadores y arrancando reuniones de las redes corporativas conformadas en su gobierno por fuera del PAN.

Torres Graciano, antes de salir a su propio descanso veraniego, decidió dar una muestra de que su liderazgo no obedecía sólo a la representación formal que dejó recientemente, mediante una comida “de cumpleaños” de cuatrocientos invitados y amplia miga política.

No fue lo único, también hizo otras presencias calculadas en eventos de corte partidista como la creación de los comités de apoyo a Alonso Lujambio y la inauguración disfrazada de la casa de precampaña del regidor Ignacio Villafuerte, como aspirante a diputado federal en León.

En medio del otoño caliente que se avecina, lo único que aún no se alcanza a apreciar es cuál será el papel del hombre que, teóricamente, podría reunificar a la otrora familia feliz: el precandidato Miguel Márquez Márquez, quien, hasta ahora, ha hecho milagros de equilibrio en la batalla pero ha progresado poco en el cese a las hostilidades.

Esta será la primera prueba de fuego de las muchas que le esperan.

Botepronto

Rápido, aunque nunca furioso, el dirigente priista José Luis González Uribe intervino en el conflicto que amenazaba a su partido en la capital del estado, ante la conformación del grupo Salvemos Guanajuato, liderado por Arnulfo Vázquez Nieto, y el objeto de sus críticas: el alcalde de Guanajuato Nicéforo Guerrero.

González les pidió a sus correligionarios “moderación”, para no poner el riesgo la posibilidad de que el PRI conserve el gobierno de la capital del Estado. Podría estar equivocado, pues podría ser que una de las pocas posibilidades de que el PRI mantenga competitividad, estaría en deslindarse contundentemente del errático Nicéforo.

Sin embargo, más allá del tino, lo que llama la atención es la prontitud de la actuación de González Uribe ante las divisiones de los priistas capitalinos, mientras que se mantiene totalmente ausente de la pugna entre los priistas de León, incluidos los miembros de su fracción en el Ayuntamiento.

Una primera razón podría ser geográfica, pues sus oficinas están en Guanajuato. Otra podría ser anímica: no le apetece, ni por equivocación, confrontarse con la secretaria adjunta Bárbara Botello, motor de muchas de las rencillas que se presentan en León.

Lo cierto es que no hay punto de comparación entre los votos que el PRI puede rescatar o perder en León, contra los que están en juego en Guanajuato, una ciudad con diez veces menos población. Pero, qué se le va a hacer.

arnoldocuellar@zonafranca.mx

www.zonafranca.mx

A %d blogueros les gusta esto: