Arnoldo Cuellar

DÍAS DE GUARDAR Domingo 29 de agosto de 2021

In Análisis Político, Días de Guardar, POPLab on agosto 31, 2021 at 11:36 am

* Carlos Zamarripa, el bien portado

* Relevo en el PAN: más continuidad que ruptura

* La otrora poderosa CTM en el tobogán

Ilustraciones: @PincheEinnar

1.- Acude el fiscal a mesas de construcción de la paz, pero temas no avanzan

La enorme autosuficiencia con la que solía manejarse el fiscal del estado Carlos Zamarripa, se frenó después de las continuas ráfagas de críticas y descalificaciones por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Desde hace unos meses, poco antes de las elecciones de junio pasado, el poderoso funcionario que solía voltear a ver por encima del hombro a los responsables de las áreas federales, ha estado haciendo presencia con regularidad en las mesas matutinas donde se revisa el estado de la seguridad.

Ahí se ha sumado a la secretaria de gobierno, Libia Denisse García, que es la más aplicada en ese seguimiento; y al propio gobernador Diego Sinhue Rodríguez, que acude una media de 3 veces a la semana.

Los reflectores arrojados sobre el trabajo del fiscal y las apreciaciones sobre su pobre desempeño en materia de resultados, más allá de la parafernalia de poder con la que gusta manejarse, lo han obligado a buscar alianzas y respaldos ya no solo entre los panistas que habían sido sus incondicionales, sino también en otras esferas.

Sin embargo, donde Zamarripa no avanza ni un ápice es con las víctimas de las omisiones de todas sus áreas.

Los grupos de buscadores tienen tiempo repitiéndolo: el fiscal les queda a deber, sus compromisos no se cumplen, la información no fluye, la pesada burocracia de la dependencia atora todo, la empatía es de cero y el segundo funcionario más poderoso, el titular de la AIC Juan Antonio Torres Ramírez, se encarga de obstaculizar el trabajo forense con su prepotencia y su incapacidad.

El ingeniero en sistemas y estudiante de derecho que se ha ganado la confianza de Zamarripa por sus habilidades cibernéticas y su afición al hackeo, no ha aprendido nada de temas legales, penales y forenses. Lo que natura no da, la Universidad Virtual de Guanajuato no presta.

El problema es que Torres Ramírez se quedó acostumbrado a los tiempos en los que su patrón hacía y deshacía en el estado y no capta el sutil cambio que significa estar bajo asedio de la presidencia de la República.

Lo mismo le ocurre al fiscal Anticorrupción Marco Antonio Medina, convertido ahora en un eficaz filtrador de información de carpetas confidenciales a medios de comunicación. Los casos no avanzan mucho, pero el desprestigio está a la orden del día.

O el caso de la Fiscal en materia de Derechos Humanos, Zuce Anastacia Hernández, siempre plegada a las opiniones de su jefe y carente de la más mínima compasión para atender la emergencia humanitaria que vive Guanajuato desde hace años, pero que se hizo patente en toda su gravedad con el descubrimiento de fosas clandestinas conteniendo centenares de cuerpo en al menos la mitad de los municipios del estado.

Con colaboradores como esos, el fiscal Zamarripa no parece avanzar en forma consistente para salir de la franja donde se mantiene como blanco de críticas y descalificaciones por la insuficiencia de su trabajo. Con un equipo de incondicionales, formado más por lealtades que por capacidades, llegará hasta donde ellos lo permitan.

Como, además, Zamarripa no hace cambios por incompetencia, sino por sospecha de deslealtad, el círculo vicioso se cierra y al interior del equipo nadie se atreve a sugerir cosas nuevas o efectuar autocríticas.

La estructura cerrada que la incondicionalidad panista y las limitaciones de personalidad del fiscal han construido, se erige como un auténtico Castillo de la Pureza en la llanura de Salgado con todos sus esfuerzos destinados a permanecer, pero ninguno dirigido a atender el grave problema de la reconstrucción de la paz en Guanajuato.

2.- Relevo en el PAN: Diego no logra liberarse de Márquez

Los que quisieran ver a un Diego Sinhue Rodríguez dueño del escenario y a cargo de la responsabilidad de gobernar al gobierno y de dirigir los destinos del PAN, aún tendrán que esperar sentados.

Aunque sin duda constituye un acierto el relevo de Román Cifuentes al frente del PAN estatal, ex burócrata olivista y ahora furibundo marquista, lo cierto es que su sucesor no queda claro y la mala noticia es que la decisión se toma en una mesa entre Sinhue y Miguel Márquez.

Por cierto, la vieja misoginia panista sigue vigente: ante el deseo manifiesto de la próxima ex diputada federal Pilar Ortega de contender por la presidencia panista, ya se le dijo que a lo único que puede aspirar es a la Secretaría General y eso por obligación de llevar una formula de equidad.

Mientras Márquez tenga facultad de veto, parece que no será posible ver a una mujer al frente del PAN estatal.

En Guanajuato parece plenamente normalizado que el ex gobernador mantenga esa intensidad y frene constantemente decisiones de quien formalmente ostenta la responsabilidad legal y política de gobernar al estado y de dirigir a su partido.

El fenómeno es inédito en Guanajuato y en el país. Por efecto de alternancia política o de conflicto entre grupos, no parece haber un solo estado de la república donde un ex gobernador continúe metiendo la cuchara en las decisiones de su relevo, menos aún tres años después de que este tomó posesión y cuando en realidad empieza ya el conteo regresivo de su periodo.

Aunque algunos optimistas quieren ver a Diego ganando terreno y consultando “solo algunas decisiones”, en realidad tener que sentarse a consensar al nuevo presidente del PAN, el que va a operar la sucesión del 2024, no parece un asunto menor.

No se trata de un vaso medio lleno o medio vacío, es una absoluta ausencia de autonomía y una lamentable supeditación.

El gobernador que no ha acabado de tomar posesión tres años después de llegar al poder formalmente, representa, por donde se le vea, una tragedia política y un drama personal, a menos que no le importe, lo que tampoco deja de ser lamentable.

3.- La CTM de Tereso Medina, repite sus errores

Tras el rechazo al Contrato Colectivo de Trabajo en la armadora de General Motors, donde más de 5 mil trabajadores participaron en una consulta nutrida y decidieron por amplio margen retirar la confianza al sindicato cetemista Miguel Trujillo López, la tendencia a la liberación de la organización laboral parece despegar.

Esta semana, otro intento de la misma organización gremial apra ratificar un contrato de protección en la empresa de capital japonés Yazaki, abortó gracias a la oportuna intrvención de la Secretaría del Trabajo federal que volvió a sorprender a las huestes de Tereso Medina, el cacique cetemista de Coahuila que maneja a control remoto organizaciones en Guanajuato, practicando una consulta irregular.

Ni siquiera la infiltración de una militante del PAN como Dulce Alcántar Rojas, subdelegada de la Secretaría del Trabajo, ha podido impedir que se llegue a tiempo a desmantelar la estructura de poder sindical que creció en Guanajuato de la mano de los gobienros blanquiazules, como una forma de garantizar bajos costos laborales a las empresas atraídas a la entidad con generosos subsidios.

Lo que está cambiando en Guanajuato es una forma de entender el crecimiento industrial con amplios márgenes de beneficio para los inversionistas, pero cero garantías para los trabajadores, una política que a lo largo de los años ha generado crecimiento pero no desarrollo y que se encuentra en la raíz del deterioro de la convivencia y de la paz en la entidad.

Los activistas que se proponen relevar a los actuales sindicatos, en el caso de GM ya con una organización avanzada, deberán plantearse un reto que requerirá grandes dosis de imaginación: cómo mejorar la situación de los trabajadores de manera paulatina, sin afectar el rendimiento de las empresas, aunque si limitando márgenes de utilidad que resultan exorbitantes y muy lejanos de los que mantienen en sus países de origen.

El camino requiere diplomacia creativa, pero también deberán eludir la peligrosa tentación de las componendas y la corrupción, si no, de nada habrá servido el salto histórico que empieza a darse en estos días.

De cualquier manera, son tiempos interesantes.

A %d blogueros les gusta esto: