Arnoldo Cuellar

¿Cuál es la prisa?

In Análisis Político, Divertimento on octubre 15, 2018 at 8:00 pm

Leo de la pluma del periodista Pablo César Carrillo, autor de los Relatos del Poder, una elegía a la prisa del gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo: “El gobernador de Guanajuato arrancó su administración a toda velocidad.”

La columna, publicada este lunes en el blog “De Ocho News”, nos obliga a repasar una numeralia impresionante sobre la cantidad de eventos en los que ha estado el mandatario en menos de tres semanas.

No extraña, ocurría lo mismo en la campaña: Diego visitaba todos los municipios y lo hacía varias veces. Parecía un concurso televisivo, aunque no se nos quedara grabada ni una sola de las ideas que planteaba en los innumerables mítines y reuniones en corto. El candidato se jactaba de las vueltas que completaba al estado cada tantas semanas.

Diego, al parecer, cree que hacer política y gobernar es una sucesión de eventos acumulativos, que se gobierna más mientras más se mueve, mientras más aparece en fotos de presídiums en los medios, mientras más se agita.

Lejos está la filosofía de políticos de épocas pretéritas, más reposados, más reflexivos, que decían sabiamente: “gobernar es sentarse”.

a toda maquina

A toda máquina

Para Diego, la gubernatura es una road movie, una larga toma sin reposo, un no estarse quieto, un pisa y corre que no da tiempo para contestar preguntas de la prensa, ese gremio que tiene la mala costumbre de inquirir sobre los problemas del estado.

El gobernador de Guanajuato, impetuoso en el cierre de sus treinta años, olvida también aquella máxima que afirma que “la prisa es mala consejera.”

Quizá por ese movimiento perpetuo, que incluso lo llevó a un viaje por el lejano oriente en la insoportable espera del periodo entre la elección y la asunción, es que el mandatario no se dio a la tarea de revisar con cuidado el diseño de su gabinete, lo que le obligó a un penoso continuismo que opera exactamente en sentido contrario a la prisa que lo invade.

Quizá por eso tampoco logró una mayor equidad de género en su gabinete, ni revisó con calma el diseño de las nuevas secretarías que parece estar en manos de sus propios titulares, ajenos ellos a las urgencias de Guanajuato.

La prisa hizo que el golpe de timón se convirtiese solo en palabras que se lleva el viento en contra, ese que se mueve más rápido mientras más apresurado va uno.

Lo que quizá no sabe Diego Sinhue es que su prisa no es la prisa de sus gobernados, que ya no sienten lo duro sino lo tupido cuando se habla de la paz perdida, del aire contaminado, de las carreteras saturadas, de los bajos salarios, de los ríos convertidos en vertederos o de los nuevos basureros industriales que aparecen donde uno menos se lo espera.

Para desdoro de la prisa que tanto entusiasma a los relatores del poder, hay quienes quieren que las cosas no se hagan rápido, sino bien.

Y, en efecto, a nadie conviene tanta prisa si a donde nos dirigimos parece ser al despeñadero.

Así que, más vale tomarse un respiro, ver el mapa y pensar un poco antes de pensar solo en pisar el acelerador.

A final de cuentas, y como decía el gran corso: “despacio… que llevo prisa”

Anuncios
  1. Como siempre excelente Lic. Cuellar. Se tiene prisa cuando se tienen planes precisos, se tiene prisa cuando se quiere cumplir lo comprometido, cuando se tiene el suficiente respeto y auténtico deseo de cambiar lo que urgentemente se debe cambiar. Lo obvio en el Gobernador Diego Sinhue es que él tiene otras prisas y no las que debe, desafortunadamente no fue honesto en decir en su campaña, que una vez electo, practicaría la ley mordaza, qué pobreza de valores, de capacidades, de liderazgo, de honestidad y hasta de prestigio, goza a sus 3 semanas de gobierno Diego Sinhue, es una muy pronta e inmensa recepción. Sabemos que esto no le importa a quien no vino a ayudar a su Estado, sino vino a ayudarse de su Estado, qué vulgaridad.

    Me gusta

  2. Ojalá tenga prisa el Gobernador Diego Sinhue por enviar a su Secretario de Salud a revisar el Estado tan deprimente y sucio en que se encuentran los centros de Salud, como el de la Miguel Alemán de León al que acudí a realizarme un exámen médico donde empezando por los baños no hay papel y da asco entrar a ellos. Los pasillos las escaleras y las paredes con suciedad de muchos días
    Es irracional que un lugar que se supone genera salud esté en esas condiciones de nula higiene. Es un asco entrar a ese Centro de Salud.

    Me gusta

  3. Estoy de acuerdo con el Ciudadano Juan, las condiciones de higiene de todos los centros de salud de León, son deplorables, acaso también existe corrupción con la empresa que licita PROMALI, sencillamente existe un gran robo de los insumos por lo que a los centros de salud no les llega ni papel, realmente es un lujo contar con papel en los baños del personal de salud, imaginen en los de los pacientes, todo está inmundo, no solo en donde están los pacientes, sino el personal de salud se encuentra en condiciones indignas de higiene, esperemos este sea un tema a abordar por los dirigentes de la secretaría de salud. A una empresa que licita, es indispensable exigirle que cumpla a lo que se comprometió, exigirle que capacite a su personal para que limpie y no sólo ‘embarre’ la mugre y bacterias. Dan asco todos los centros de salud, algo tan obvio y básico, es increíble que no lo resuelvan pronto, esta empresa con quien está haciendo negocio para seguir siendo elegida cuando ofrecen un pésimo servicio, pésimo.

    Me gusta

  4. Pero no sólo los centros de salud de León están sucios y lo que le sigue, sólo les pido que vayan a supervisar a la Dra. Bárbara Allende del centro de salud de Los Limones, sus conductas no son de un profesional de salud, son de una persona que cuenta con un gran resentimiento para la secretaria de salud y a la gente que ahí acudimos a atendernos, entonces no sólo los pacientes lidiamos con la suciedad, sino también con muy malos médicos.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: