Arnoldo Cuellar

Habemus fiscal carnal

In Botepronto, sinembargo.mx, Zona Franca on agosto 22, 2018 at 8:22 am

En una operación de gran calado, que implica ambiciosos proyectos de inversión pública y jugadas de capital privado, Márquez ya diseñó la ratificación de su procurador de justicia, dejando sin oportunidad a su delfín. Es lo más parecido a un maximato. 

Márquez se prepara ya para desaparecer un largo rato de la vida pública, quizá para siempre. Aunque el estado ha enfrentado un deterioro marcado en la seguridad y en la tranquilidad, en la degradación del medio ambiente y en su vida democrática, el mandatario panista ha gozado de un largo romance con la ciudadanía.

Márquez goza de buena estrella y está firmemente convencido de que lo seguirá haciendo. Para ello se ha asegurado de dejar un sucesor que hasta el día de hoy es sumiso y disciplinado, no obstante, busca con gran afán dejarlo aherrojado con varios de sus funcionarios, principalmente los del área de seguridad.

Para garantizar el cuadro completo, Márquez ha dedicado esfuerzos en los últimos tiempos para deponer las críticas de un factor de opinión dentro del PAN, como lo es Carlos Medina Plascencia, dirigidas a los titulares de seguridad y procuración de justicia, Alvar Cabeza de Vaca y Carlos Zamarripa.

Para ello se ha iniciado una operación que busca sustituir al programa Escudo de la empresa Seguritech con el software que vende una empresa de Medina Plascencia, el cual ya fue adquirido por el municipio de San Miguel de Allende desde diciembre pasado por la nada despreciable cantidad de 14 millones de pesos.

Resulta que el municipio de Allende no tenía en sus planes la adquisición de ese programa en los últimos días de 2017, ni presupuesto ni diagnóstico existían. Sin embargo, el momento de debilidad por el que pasaban los hermanos Ricardo y Luis Alberto Villarreal, uno como alcalde en busca de la reelección y el otro con la necesidad de regresar a la vida política por cualquier resquicio, ya sin el apoyo de Ricardo Anaya y totalmente en manos del gobernador Márquez, los convirtieron en el conejillo de indias ideal para deponer la incipiente insurgencia de Carlos Medina, al abrirle la puerta a la adquisición de su sistema de seguridad.

Por lo pronto, el nuevo software de San Miguel, al parecer muy avanzado, no se comunica con Escudo, lo que obligará tarde o temprano a sustituir el costoso programa de Seguritech por la nueva panacea que Carlos Medina vende a través de la empresa Vens Consultores, representando un negocio multimillonario para el exgobernador panista que hoy se dedica a criticar la crisis ética del PAN nacional.

Lo más grave, sin embargo, es que en esta operación ya han sido involucrados los hombres del nuevo gobierno, tanto el gobernador entrante Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, que dio su visto bueno político a la contratación del programa de Medina por el municipio de San Miguel, como su secretario de gobierno Luis Ernesto Ayala, quien hace unos meses realizó una ventajosa operación comercial con el empresario que representa los intereses de Cabeza de Vaca y Zamarripa, Francisco Isidro González Espejel.

En este entorno ya no queda misterio. Diego Sinhue Rodríguez Vallejo anunciará en próximos días la permanencia de Carlos Zamarripa al frente de la Procuraduría de Justicia en el arranque de su administración y dejará abierta la puerta a una revisión cuando se conforme la Fiscalía General. Como muy seguramente a nivel federal Andrés Manuel López Obrador saque adelante a un fiscal de su confianza mediante su mayoría en las Cámaras, Sinhue se escudará en eso para hacer lo propio, aunque vaya en contra de las críticas que el PAN nacional lance a AMLO.

Así que el golpe de timón se suscribirá muy probablemente solo a la sustitución de Seguritech por la empresa Vens de Carlos Medina Plascencia, es decir, solo será un cambio de proveedor, y el resto seguirá igual… o peor.

El pueblo de Guanajuato, mientras tanto, solo podrá ver de lejos como su seguridad y su tranquilidad sirven para que grandes influyentes ganen miles de millones de pesos, mientras en las calles prevalece el miedo.

Ah, y de seguro, el discurso político que se viene es que la federación tiene la culpa de todo, mientras aquí contabilizan las ganancias del negocio.

A %d blogueros les gusta esto: