Arnoldo Cuellar

López Santillana: mensajes equivocados

In Botepronto, sinembargo.mx, Zona Franca on julio 6, 2016 at 3:40 am

Inseguridad y economía puden relacionarse, pero no mezclarse; no porque se anuncie la inversión de Michelin los leoneses van a olvidar lo ocurrido los últimos días.

Mucha desesperación debe existir en el entorno inmediato del alcalde de León, Héctor López Santillana, como para confundir las peras con las manzanas.

El hecho de querer usar la inversión de la llantera francesa Michelin como parte de la propaganda que busca convencer a los leoneses de que “aquí no pasa nada”, solo muestra el tamaño de la preocupación… y de la confusión.

El discurso oficial de que las inversiones vienen a Guanajuato porque es un estado seguro funcionó mientras la seguridad no era tema.

El triunfalismo de atraer centenares de miles de millones de dólares de inversión, de crear miles de puestos de trabajo y de repuntar en el crecimiento del Producto Interno Bruto, eran sin duda trofeos impresionantes dentro del discurso político del anterior y del actual gobernador.

Sin embargo, a los ciudadanos de a pie poco beneficio les ha traído el boom industrial de Guanajuato, cuya derrama se encuentra muy bien localizada. No se ha logrado, como decía un inspirado Luis Donaldo Colosio hace más de veinte años, que las “buenas finanzas nacionales (en este caso estatales) se conviertan en buenas finanzas familiares”.

En cambio, la inseguridad es una sensación que se extiende como la humedad y acecha la tranquilidad cotidiana de una comunidad, no obstante que estadísticamente los hechos criminales afectan solo a una ínfima parte de la población.

Y no es solo por el abordaje que los medios de comunicación, con mayor o menor estridencia, hacen del fenómeno criminal, pues incluso en los países con la más férrea censura el miedo se extiende a través de los rumores de boca en boca, incluso antes de la existencia de las redes sociales.

La sensación de seguridad solo se puede construir teniendo seguridad, contando con policías confiables y desterrando la impunidad.

Resulta de lo más complicado exigirle a los eventos económicos que vayan más allá de su naturaleza y que, además de sus beneficios intrínsecos, también salven a un gobierno que no hace la tarea en el resto de sus áreas de responsabilidad.

En lo que va de este año. Particularmente en los últimos dos meses, León ha sido una ciudad asaltada por eventos criminales de alto impacto que la hacen más insegura que en los años anteriores. Que se anuncie en París una inversión multimillonaria en la ciudad, no borra ni los hechos ni la sensación que producen.

Empleando una metáfora escolar, el reprobar una asignatura no se supera pasando las demás, así sea de forma sobresaliente. Para acreditar un grado y acceder al siguiente, es necesario tener cubiertas todas y cada una de las materias cursadas.

No manda un buen mensaje el alcalde, un hombre con imagen de orden y disciplina, queriendo confundir dos aspectos muy distintos de sus obligaciones como líder político del municipio. Resulta confuso también que se vaya de vacaciones sin importarle la racha de homicidios, pero interrumpa éstas para festinar lo que es una simple formalización de un anuncio que él mismo se encargó de adelantar en su campaña.

Héctor López Santillana y su equipo de asesores deben de recordar, porque además es un ejemplo fresco, la causa del fracaso político y moral de su antecesora, la priista Bárbara Botello: no obstante sus logros como promotora del mayor programa de obra pública de los años recientes, su imagen se hundió por su falta de entendimiento de las circunstancias, su frivolidad y la constante subestimación de la inteligencia de los ciudadanos a los que gobernaba.

Sería mejor aprender en cabeza ajena.

A %d blogueros les gusta esto: