Arnoldo Cuellar

Química Central, ¿si no es ahora, cuándo?

In Botepronto, sinembargo.mx, Zona Franca on julio 2, 2014 at 3:30 am

Tardó muchos años la región del estado conocida como los Pueblos del Rincón, conformada por los municipios de San Francisco y Purísima, en tener un protagonismo en la política estatal.

Hoy, el Gobernador del Estado, el Secretario de Gobierno y el líder de la mayor fuerza política en el Congreso son originarios de esa zona. Muchos cuadros medios del gobierno e incluso uno de los principales asesores del gobernador, durante la primera parte del sexenio, también son nativos de allí.

Quizá nunca, como ahora, se den las confluencias para hacer posible un respaldo público y un impulso a esos municipios, hasta ahora marginados, paradójicamente, por su cercanía a León, la gran urbe que absorve buena parte del esfuerzo y las inversiones de los gobiernos estatales.

Sin embargo, dentro del amplio abanico de carencias y necesidades, sobresale una cuestión: el pasivo ambiental generado por una empresa de capital leonés, precisamente, en territorio de San Francisco del Rincón, pero con efectos perniciosos en toda la región.

Química Central, productora de sales de cromo para la industria del curtido, acumuló a lo largo de décadas desechos de tierras tóxicas, conteniendo cantidades importantes de cromo hexavalente, un metal altamente tóxico, cuya acción como un poderoso agente cancerígeno se encuentra ampliamente documentada en estudios científicos internacionales.

Los desechos acumulados a lo largo de ese tiempo alcanzan las 300 mil toneladas y forman una montaña que sobresale en las instalaciones de la planta. Actualmente la operación ha dejado de producir ese desecho, según afirman los propietarios y ha constatado la propia autoridad. El problema hoy día radica en la magnitud del pasivo ambiental, que se ha vuelto literalmente inmanejable.

Sin duda, los propietarios actuales, herederos de los socios originales, tienen una responsabilidad corporativa con la situación, no obstante que argumenten que la acumulación de los desechos ocurrió en ausencia de una normatividad clara al respecto, en su momento.

El gobierno, por su parte, tanto el federal como el estatal, tiene la obligación de intervenir y buscar una solución que contemple el reparto de responabilidades, pero que, sobre todo, anteponga el bien de los habitantes de la zona, no solo las actuales sino también las futuras generaciones.

El hecho de que el gobernador Miguel Márquez sea nativo de Purísima del Rincón y conozca de cerca el problema, al igual que su paisano Juventino López Ayala, Coordinador de los panistas en el Congreso, y Antonio Salvador García, el Secretario de Gobierno, debería constituir un factor para apresurar la búsqueda de soluciones.

El problema requiere voluntad y recursos financieros. El propìo gobierno federal, que fue omiso durante mucho tiempo y que hoy pretende lavarse la cara aplicando clausuras que sirven de muy poco para atacar el problema de fondo, no puede ni debe ser ajeno a la búsqueda de una remediación efectiva.

Para los habitantes de San Francisco del Rincón y de Purísima del Rincón, esta es una oportunidad que puede no volver.

  1. Hola Arnoldo,

    El tema es interesante y complejo. Como bien mencionas es un problema que tiene muchas aristas.

    Me pregunto realmente si existe interés por parte de la autoridad de solucionar este problema, del cual ellos también son responsables. Como mencionas la clausura o incluso el cierre permanente de la empresa no ayuda para nada a la solución del problema, de hecho en mi particular opinión esta clausura temporal hace todavía mas difícil una solución.

    Por lo que tengo entendido la empresa a argumentado falta de recursos económicos para dar una solución definitiva y ágil al problema, sin embargo al estar clausurada dudo mucho que pueda generar las ventas que puedan obtener esos recursos.

    Tengo entendido, por la entrevista que realizaste con Gonzalez Calderon, que ya había una mesa de negociación con la empresa y que la clausura se da solo por el tiempo que la empresa proponía para una solución. Si existe una limitada fuente financiera entonces simplemente es un problema que la empresa no va a resolver, y cada día clausurada nos acerca cada vez mas a un problema mas grave: la quiebra de la empresa, ya que al quebrar el gobierno se quedara con el problema y ya no va a haber empresa a que cobrarle. Dudo mucho que la situación financiera de la empresa se desconocida para el gobierno y la Secretaria de Hacienda.

    Si el gobierno Federal, Estatal y Municipal tuvieran un cierto interés en resolver el problema,creo que hay otras formas de intervenir. Desconozco si exista un esquema legal donde el gobierno intervenga con recursos pero a su vez asegure la recuperación de este pago manteniendo viva y operando la empresa, de forma tal que se generen los recursos para el tratamiento.

    Recordemos que en el caso de Cromatos de Mexico el gobierno empleo una fuerte suma de dinero para tratar de solucionar el problema, pero hasta donde yo se nunca se hacobro a los dueños que me parece fue la alemana Bayer, empresa que dudo mucho tenga algún problema financiero para pagar.

    Actualmente se aclama que la clausura responde a una situación urgente y que esta medida detiene la contaminación, pero es algo que realmente no se conoce a ciencia cierta.

    Si mal no recuerdo de mis clases en Ingeniera, es posible instalar unas bombas especiales que capturar el aire en un filtro que después se manda a analizar, creo que esto es algo que debieran realizar, ya que actualmente se desconoce la magnitud del problema y de la dispersión que realmente se este teniendo.

    Esto nos puede dar una buena idea del impacto y puede ayudar a generar una estrategia a seguir, pero teniendo una evaluación de riesgo real, de otra manera se terminara pagando de mas por tratar de tener una solución de extrema urgencia.

    Saludos,

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: