Arnoldo Cuellar

Abugaber, el tapado de Peña Nieto para León

In Botepronto, Zona Franca on junio 13, 2013 at 3:34 am

Aunque hay quienes tratan de buscar los movimientos que delatan a los aspirantes por el PAN a la candidatura a alcalde de León, lo verdaderamente interesante está en los aspirantes que pudiera postular el PRI, partido que hizo la hazaña de recuperar el municipio tras casi un cuarto de siglo en la marginación política. Allí es donde aparece el nombre de Jose Abugaber Andonie.

La gran campanada que significó el triunfo de Bárbara Botello, puede quedar en nada si el PRI no refrenda en 2015 y se mantiene la cabeza de playa que significa el mayor municipio de la entidad, de cara al proyecto de recuperar la gubernatura.

Además, una derrota en León a manos del PAN no sólo hablaría mal del PRI local o del estatal, sino que podría traer un efecto negativo a nivel nacional, justo en la mitad del mandato de Enrique Peña Nieto.

Por eso, el seguimiento puntual de la administración de Botello se ha convertido en una prioridad desde varios espacios del gobierno federal.

Si en esos observatorios se repite la sensación que hay en León, tanto en los círculos informados como en otros que se guían por percepciones menos detalladas, de que el gobierno priista de León no está trascendiendo y sí en cambio se mantiene en la superficialidad y el conflicto, ello impactará las decisiones sobre la próxima candidatura.

Si el gobierno de Bárbara Botello no concluye con altas credenciales, si el desgaste prosigue al ritmo actual, con la alcaldesa actuando de forma caprichosa, desinformada y errática, lo más probable es que nadie de su círculo cercano podrá ser un serio aspirante a sucederla.

Esa circunstancia vulneraría de manera definitiva a Martín Ortiz, quien se ha visto impotente para guiar a Bárbara en términos políticos; pero también dejaría fuera a Roberto Pesquera, quien a menudo ha sido el responsable de errores de la alcaldesa. Ambos, en el pecado llevarían la penitencia.

Quizá es por eso que desde oficinas de la ciudad de México se mantiene la atención y se propician foros para que empiecen a crecer algunos otros prospectos, como ocurre con el dirigente del Consejo Coordinador Empresarial, José Abugaber Andonie.

Ya desde la campaña de 2012, Abugaber estrechó lazos con el entonces coordinador de relaciones empresariales del candidato Enrique Peña Nieto, Ildefonso Guajardo, hoy secretario de Economía. El economista regiomontano logró desenganchar a Abugaber de la esfera panista, donde Juan Manuel Oliva lo tenía como uno de sus empresarios consentidos, y construyó una relación que continua creciendo.

En lo local, Abugaber, juega al acercamiento con Botello, aunque a distancia prudente. Impulsó el programa de estímulo empresarial a los policías, pero ha dejado su operación en otras manos, lo que le desliga de un eventual fracaso barbarista.

Frente a las presunciones de Bárbara Botello de mantener contactos de alto nivel en la ciudad de México, Abugaber tiene uno y es bastante firme, además de que él no se encuentra sujeto al desgaste del poder.

El empresario zapatero está de nuevo en posición de construir una carrera política, algo a lo que se resistió primero con el PAN de Oliva, que buscaba hacerlo diputado; y, después, rechazando la invitación de Juan Ignacio Torres Landa para contender, precisamente por la alcaldía de León.

La tercera es la vencida y esta vez el interlocutor es de otro nivel. Y, por si no fuera suficiente, es uno de los integrantes del gabinete más cercanos a Enrique Peña Nieto.

Con ese padrino, ahora sólo hace falta que Abugaber no caiga en el protagonismo y empiece a incursionar en todos los temas. Decían los clásicos que en política hay que evitar guardias que no te toquen y misas que no te llamen. O más sencillo: que se vea en el espejo de Bárbara Botello.

A %d blogueros les gusta esto: