Arnoldo Cuellar

Entre abogados te veas

In Botepronto, Zona Franca on agosto 28, 2012 at 4:01 am

El Poder Judicial debió echar marcha atrás en una decisión tomada varias administraciones atrás, la de crear la Visitaduría del Poder Judicial para supervisar la actuación de los jueces, debido a que esa decisión no fue sustentada en una reforma legal, sino en un simple cambio administrativo.

La Visitaduría, integrada en buena parte por funcionarios de carrera, se convirtió en un instrumento aborrecido por los jueces que no parecen ver con buenos ojos la supervisión de su trabajo.Varios de ellos se inconformaron en juicios de amparo en contra de decisiones de esa instancia, aprovechando su débil fundamento legal. Y ganaron.

Como además, el Consejo de la Judicatura, al que reportan los visitadores, se encuentra conformado a menudo por personajes que llegan a él gracias a favores políticos, carentes de carrera judicial, ese órgano no pudo lograr un equilibrio en la función revisora del trabajo de los jueces.

Hoy, una reforma legal para dar sustento a la función de la Visitaduría ha servido de pretexto para una auténtica purga de sus integrantes, varios de ellos ex magistrados de larga carrera judicial. Se van, liquidados generosamente, y serán relevados por funcionarios de mucho menor experiencia y de más bajo salario.

Habrá que ver si el cambio de perfil de los visitadores judiciales, aunado a las debilidades de un consejo conformado bajo el esquema de recompensas partidistas, camina en el sentido de contribuir al mejoramiento de la justicia de Guanajuato. O si, simplemente, el presidente del Supremo Tribunal de Justicia, Alfonso Fragoso Gutiérrez, se quitó una piedra del zapato que no lograba controlar.

Por lo pronto, las explicaciones parecen insuficientes.

A %d blogueros les gusta esto: