Arnoldo Cuellar

Alejandra Reynoso, secretaria electoral

In Botepronto, Zona Franca on febrero 18, 2012 at 8:39 am

Este fin de semana, los problemas de la pobreza y los programas sociales no tendrán mucho espacio en la ocupada cabeza de la secretaria de Desarrollo Social del gobierno del Estado, Alejandra Reynoso Sánchez, preocupada como está en lograr la mayor cantidad de votos posibles para que Juan Carlos Romero Hicks logre ocupar un lugar en la formula senatorial del PAN guanajuatense.

Tras muchas reuniones de planeación, recorridos por el estado e instrucciones dictadas a su aparato en la dependencia, Reynoso Sánchez se enfrenta a una prueba de fuego: si Romero Hicks no logra el segundo lugar habrá perdido una batalla personal en contra de Fernando Torres Graciano, pero también habrá dejado de ser de utilidad para Juan Manuel Oliva Ramírez.

Y es que el perfil profesional y personal de la Guera Reynoso no alcanza los mínimos que debería requerir una secretaria de estado, aún con lo disminuido que se encuentra el gabinete olivista; su única razón de ser era la de operar los retos electorales que se planteó el gobernador.

Por cierto, es allí en donde ha fracasado hasta ahora, como ocurrió en la elección del candidato presidencial, en la que el apoyo otorgado a Ernesto Cordero por la entidad fue notoriamente inferior a las promesas realizadas por el mandatario estatal.

Tan escasa anda de logros la funcionaria que se apersonó en la fiesta de la victoria de Miguel Márquez, el pasado 5 de febrero, a tratar de cobrar por lo menos esa pieza, pues Reynoso y su grupo presumen de que al final del día votaron por el de Purísima y no se fueron con la finta de la incorporación de Gerardo Mosqueda al equipo de José Ángel Córdova.

Pero, más allá de fintas y maniobras, la prueba de fuego será este domingo. Y de sus resultados depende la suerte política de un ex gobernador y el margen de maniobra con el que concluirá el actual gobernador. Vaya responsabilidad.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: