Arnoldo Cuellar

Córdova: ser o no ser

In Análisis Político, Botepronto, Zona Franca on febrero 7, 2012 at 11:00 pm

El doctor José Ángel Córdova siempre fue enigmático para sus propios colaboradores. Encargados de comunicación, de marketing político, de estrategia electoral, muchos de ellos terminaron la precampaña en medio de un gran desconcierto y responsabilizando a su abanderado, en buena medida, de la suerte que corrieron.

Pues bien, el desconcierto sigue. Y se ha incrementado en las últimas horas por el silencio del prestigiado gastroenterólogo ante las versiones desatadas y algunos gestos excesivamente dramáticos de su parte, como el rechazo a la propuesta de Gustavo Madero de recibir una diputación plurinominal segura, la tarde de ayer mismo.

El aspirante perdedor en la contienda de Guanajuato está cobijado por dos grandes percepciones: la primera entre ciudadanos externos al PAN en Guanajuato, que lo conocen y tienen una buena imagen de él como funcionario público y como ser humano; la segunda, más unánime, entre observadores políticos de fuera del estado, que califican como un gran desperdicio de capital humano y político el resultado de la elección del domingo pasado.

Esas dos visiones confluyentes alimentan en buena medida la infatuación del PRI nacional, concretamente del equipo compacto de Enrique Peña Nieto, con el doctor Córdova, a grado tal que pusieron en suspenso el proceso (si así puede llamársele), para depurar su lista de precandidatos y se volcaron en la posibilidad de hacer su abanderado por la gubernatura al ex miembro del gabinete de Felipe Calderón.

Muy seguramente, ya lo hemos dicho, el panista Córdova le pueda dar al PRI una cantidad de votos inalcanzable con cualquiera de sus aspirantes; muy probablemente, el PRI le podría dar a Córdova la posibilidad de competir en términos reales con el PAN y poner en serios aprietos la candidatura de Miguel Márquez Márquez.

Sin embargo, una cosa es cierta: ese escenario, con todas sus implicaciones, está pendiendo de la decisión de un solo personaje: el propio José Ángel Córdova, quien cruzaría un Rubicón más profundo que cualquiera que haya pasado antes en su vida.

La definición de la cúpula priista no está en duda, por lo visto hasta ahora. El gobierno de las reacciones potenciales de los priistas locales sería sólo un asunto procedimental, habida cuenta de la facilidad con la que pueden ser sustituidos como opción.

La única determinación que sigue en suspenso y que sin duda está propiciando reflexiones sin precedente en un hombre que de por sí es analítico y reservado, es la que deberá tomar él mismo, principal personaje de este drama.

Ser o no ser, esa es la pregunta que lacerará las próximas horas la intimidad del doctor Córdova y de su entorno familiar y de la que dependerá el ritmo y el tono de la lucha política de los próximos meses en Guanajuato.

Una cosa más queda clara: el fracaso del actual sistema de partidos para dar alternativas a los guanajuatenses. Deberá ser una escisión del partido gobernante la que abra un ventana para la entrada de aire fresco en la habitación cerrada en que se ha convertido una de las entidades próceres de la alternancia. Es una lección para no desaprovechar.

A %d blogueros les gusta esto: