Arnoldo Cuellar

PAN: de guerra sucia e insidias

In Análisis Político, Zona Franca on febrero 2, 2012 at 10:53 pm

A horas de que se realice la elección del PAN para decidir a su candidato a gobernador, así como a las alcaldías de 36 municipios del estado y los 22 aspirantes a la Cámara local, se ha desatado una guerra de lodo entre panistas.

No tiene que ver con la que se ha pretendido calificar así en las publicaciones sobre presuntas irregularidades en las conductas públicas de algunos precandidatos, donde se han exhibido datos y documentos.

Se trata, en cambio de ataques personales, de calumnias sin mayor argumentación, todo circulando de manera anónima en Internet, lo que ya ha motivado diversas protestas de algunos de los protagonistas.

A los comunicados de baja ralea, que ya muy poco pueden impactar a estas alturas, se sumó una información inquietante, divulgada por un acreditado columnista de la  ciudad de México, Jorge Fernández Menéndez, sobre el proceso interno del PAN en Guanajuato.

El colaborador de Excélsior y titular del programa Todo Personal, en el Canal 40, comentó en ambos espacios la posibilidad de que José Ángel Córdova Villalobos fuese candidato a gobernador, como efectivamente pretende, pero ¡por el PRI!

El columnista arma su argumento con una especie que es de circulación obligada en el Distrito Federal, donde todos creen que el buen desempeño de Córdova como secretario de Salud, así como el respaldo del presidente Felipe Calderón,  le daban en automático la candidatura del PAN en su estado natal.

Es un razonamiento que hubiese cuadrado a la perfección si Córdova fuese priista y este partido gobernara a nivel federal. El PAN, sin embargo, funciona con otra lógica, que puede no ser mejor ni peor, pero que ciertamente es distinta.

Incluso, así lo vivió, hace seis años, otro favorito presidencial: Javier Usabiaga, amigo, mentor y colaborador de Vicente Fox Quesada en diversas etapas de su vida, quien no pudo hacer valer esa cercanía ni el hecho de que Fox pudiese tener un poco más de influencia por ser guanajuatense.

La especie levanto ámpula no sólo entre los campamentos de los precandidatos panistas, sino también entre los priistas. Sin embargo, por el timing con el que fue lanzada, la versión no puede sino provenir de golpeteo entre los propios panistas.

A escasas 72 horas de que abran las mesas de votación donde podrán ejercer su derecho de elección hasta 50 mil panistas, miembros activos y adherentes de este partido en Guanajuato, el hecho de que se pretende identificar a Córdova Villalobos como un potencial tránsfuga hacia el PRI, no parece tener otra intención que desacreditarlo ante los miembros de su partido.

La versión no tiene ningún asidero tampoco de parte del PRI, donde ya la decisión a favor de un candidato que a hecho poco trabajo en ese partido en los años recientes, como lo es Juan Ignacio Torres Landa, está levantando resquemores, que se potencian más por su idea de impulsar liderazgos civiles para las candidaturas a alcaldes de las principales ciudades del estado.

Unas hipotética candidatura de Córdova en este PRI ya soliviantado, sería lo más parecido a aquella amalgama que nunca cuajó, cuando este partido postuló a Eliseo Martínez Pérez, ex alcalde panista, a la candidatura por León.

Cuando las cosas van tan encaminadas, querer hace experimentos de última hora no redunda más que en descomposiciones y pérdida de competitividad.

Sin embargo, la negativa no vendrá por parte del PRI, un partido de cultura vertical que continúa complicándose para hacer valer sus derechos partidistas ente sus altas jerarquías en la ciudad de México.

Es más probable que el deslinde provenga del propio doctor Córdova, quien ha convocado a una rueda de prensa urgente en sus oficinas en la ciudad de León para este viernes. Pronto sabremos como acaba de desgranarse esta interesante intriga.

A %d blogueros les gusta esto: